Roger y Feliciano dieron lo mejor

El suizo Roger Federer, número tres del mundo y ex rey, que derrotó al español Feliciano López por 7-6 (13), 6-7 (1) y 7-6 (9) en la segunda ronda del Masters 1000 de Madrid, reconoció que la victoria "no fue nada fácil", en un partido "que no parecía de tierra batida", por el número de saques directos.

El helvético no dudó en reconocer el mérito de Feliciano. "Estaba muy motivado y llevaba varias victorias seguidas", explicó Federer, quien recalcó que el servicio de ambos, con 25 directos para él y 23 aces para el español, fueron clave. "Ha habido muchos saques directos, no parecía un partido de tierra batida", dijo.

"Los tenistas españoles siempre han sido buenos. Tienen buenas escuelas de tenis, entrenadores, han trabajado bien y son bastante fuertes mentalmente, y esto no siempre es el caso en todos los países", explicó el suizo para analizar como Feliciano sabe adaptarse perfectamente a pistas de tierra y dura, "y tienen una gran rivalidad desde jóvenes. Son grandes atletas, con una base muy sólida, y así luego tienes muchos jugadores a los que elegir".

"Al final del día es siempre un partido de tenis, pero si no hubiera ganado hubiera sido realmente malo", comentó sobre el riesgo que corrió hoy. "He elegido las cosas correctas, he hecho lo que tenía que hacer. Creo que he jugado bien, solo es que ha habido una pista muy rápida, y según iban pasando los minutos más difícil iba siendo devolver el saque de Feliciano".

"Conozco a Feliciano desde que tenemos 14 años, con él no hay grandes secretos. Para muchos jugadores es una ventaja jugar contra mí, porque me han visto jugar. Yo no estoy seguro que esto sea una ventaja para mí, ya que a mis contrincantes no les suele resultar raro perder contra mí. Pero me gusta ser el favorito", dijo.

"Esto me va a ayudar mucho para Roland Garros, estoy seguro", añadió el de Basilea. "Espero haber cogido buenas referencias para el saque, la presión… Contra Malisse va a ser diferente, ya que le gusta jugar desde atrás. Trataré de hacerlo lo mejor que pueda mañana, me siento bien. No me sentía como si fuera un partido de tierra batida", recordó.

Federer, poco después de salvar una bola de partido ante López y lograr los octavos de final en Madrid, dio prueba una vez más de su carácter humanitario al cumplir el sueño del pequeño Sergio Gómez Ojeda, un niño con enfermedad terminal, que deseaba conocer al astro suizo.

La fundación Pequeño Deseo organizó el encuentro, y Sergio que padece un trastorno renal, pudo fotografiarse con su ídolo después de la conferencia de prensa. "Ha sido un día muy largo", le dijo Federer después de las casi tres horas contra Feliciano, "y tú, ¿juegas al tenis?".

Federer le firmó tres bolas de tenis para el pequeño, una de ellas para su hermano David, y estampó su firma en la camiseta de Sergio, con quien se sacó varias fotos.

Feliciano puso lo suyo

Feliciano López calificó de "partidazo" su actuación en un encuentro frente a Federer, el "mejor jugador de la historia. A veces uno juega un partidazo, pero, por diferentes motivos, mala suerte, tener delante al mejor jugador de la historia, uno pierde el partido. He jugado muy bien, el partido se ha decidido en dos bolas", explicó Feliciano.

Respecto al juego de desempate en el tercer set y al punto del 5-3, un remate fácil que falló estrepitosamente, Feliciano dijo que la bola le llegó "muy alta. La he perdido de vista y la situación de la pista no la tenía muy clara, por lo que la he tirado tres metros fuera", explicó.

El tenista español destacó el buen hacer del suizo en el encuentro, especialmente "en los momentos importantes", en los que "ha jugado increíble. Federer es un gran jugador. He jugado muchos partidos con él, grandes partidos, aunque quizás éste es el más emotivo. Se me ha escapado, es una espina que siempre se queda, no haber podido ganar aquí en casa", reconoció.

El tenista español achacó su buen rendimiento a tres semanas de buen juego seguidas, Barcelona, Belgrado y Madrid. "He jugado más tranquilo sabiendo que el tenis está ahí y no le he dado tanta importancia a fallar y perder", aclaró el ahora pupilo de Alberto Berasategui.

"Todos nosotros tenemos una suerte increíble y a veces nos cegamos con partidos que perdemos, con historias que afectan negativamente al juego. En el momento en que estoy en mi carrera, jugar un partido como el de hoy es un placer, y aprender a disfrutar de este partido y creer en mí ha sido lo importante", explicó.

Al igual que su rival, Feliciano resaltó que ambos se conocen desde niños. "Hemos jugado muchas veces juntos, ocho como profesionales, son muchos partidos. No sé si por la motivación o por tener delante a Roger, juego mejores partidos", reconoció.

La definición del partido

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *