Invicto

Cayó ante Robin Soderling, perdió ante Nicolay Davydenko… y volvió a sucumbir ante Novak Djokovic, quien derrotó a Rafa Nadal en dos sets. El nº 2 del mundo terminó su participación en la Copa Masters 2009 sin ganar un partido, sin lograr un solo set a favor… y con unos problemas musculares de los que tuvo que ser atendido en pista. Por eso, termino "invicto".

Rafa Nadal (2) cayó ante el serbio Novak Djokovic (3) por un marcador global de 7-6(5) y 6-3 tras una hora y cincuenta y siete minutos de juego en el choque disputado sobre la pista azul del O2 Arena. El partido comenzó con ambos tenistas más enchufados al resto que con el servicio, con el que no eran capaces de resolver los problemas planteados al otro lado de la cancha. Fue Djokovic quien tomó ventaja hasta en dos ocasiones, igualando Nadal la contienda.

El serbio optó por un juego plano y al ataque que, sin embargo, no dió todo el fruto esperado; el español, por contra, esperaba agazapado en el fondo de la pista haciendo excesiva la defensa. Hasta que se llegó al tie-break. Tras una pequeña ventaja inicial de Rafa (2-0), ‘Nole’ dio la vuelta al marcador y desperdició hasta tres opciones de hacerse con el set (dos de ellas con el servicio), situación que llegaría después de que Nadal mandara una derecha cruzada al pasillo de dobles.

Tras la reanudación, el partido continuó con el mismo guión. La calidad de ambos tenistas no terminaban de aflorar y el cansancio acumulado en los maltrechos cuerpos deslucían el espectáculo que se presupone en un partido de esta entidad. Djokovic logró romper el servicio de Rafa antes del primer asueto. Más preocupante que el break fue ver al español tumbado en la pista, siendo atendido en la espalda por el fisioterapeuta de la ATP. Tras consumir los tres minutos de rigor, Nadal volvió a la pista, pero demostró no estar fresco física ni mentalmente. Djokovic sólo tuvo que administrar la renta para terminar consiguiendo el objetivo, una victoria que le permite aspirar a las semifinales del torneo, que se decidirán tras el encuentro que mide al ya clasificado Robin Soderling con el otro aspirante, Nicolay Davydenko.

Rafa Nadal, por su parte, hizo sapo en un torneo que no ha sido satisfactorio en cuanto a resultados ni nivel de juego exhibido. Se le hizo demasiado cuesta arriba. Ahora le toca tomar un vuelo hacia Barcelona, donde debe capitanear al equipo español en busca de la conquista de su cuarta ensaladera en apenas una semana y ante la República Checa.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *