Un triunfo predecible

Radek Stepanek y Tomas Berdych vencieron 6-1, 6-4 y 6-3 a José Acasuso y Leonardo Mayer  en 1 hora 50  minutos y pusieron a República Checa 2 a 1 arriba en la serie ante Argentina, por los cuartos de final del grupo mundial de la Copa Davis.

Fue un partido que en la previa era muy difícil para los argentinos y que los locales pondrían todas las fichas en este punto que casi siempre en las series de la Davis suelen ser claves a futuro.

1) Porque la dupla checa ya tiene experiencia en este tipo de partidos
2) La dupla argentina era la primera vez que jugaban juntos
3) El debut de Leo Mayer era un déficit que Argentina lo sabía, ya que los nervios le podrían jugar una mala pasada.

Un set regalado
 
En el primer set los checos tomaron la iniciativa  y con el plus de  la localía se fue muy rápido. En 22 minutos, con tres quiebres (dos en el servicio de Chucho, uno en el de Mayer) y una superioridad abrumadora con el servicio, los checos se escaparon en el marcador.  El saque fue el arma principal para sacar adelante la primera manga. El malestar en la rodilla que se decía, y lo tenía a Stepanek marginado de la primera jornada, al menos nunca se hizo notar. Fue un comienzo demoledor y apabullante de la dupla checa, que borró literalmente de la cancha a Acasuso y Mayer.

Un segundo set distinto

La pareja argentina reaccionó en el segundo.  En este set las cosas se emparejaron mucho más que al principio.

Tanto el correntino Mayer y  el misionero Acasuso comenzaron a afinar ciertos detalles y empezaron a asentarse: ganaron sus games de saque con mayor holgura y dieron pelea en cada game hasta el final. Pero, en el décimo juego se produjo el desenlace ya que al saque del misionero los locales lo quebraron por única vez, y se adelantaron dos sets a cero.

Sus ajustes en la devolución le dieron el primer -y único- quiebre argentino del match, en el game inicial del tercer set -con Berdych al servicio- y volvieron a meterse en el partido y en 45 minutos , se adueñaron del segundo , sin lugar a dudas el set más peleado del partido.
 

El tercero y final

Y en el tercer set el binomio nacional encontró en forma rápida el primer quiebre, tras un peloteo intenso entre Berdych y Mayer, la última del checo tuvo destino de red .Hasta que en el cuarto juego  los locales recuperaron el quiebre .Pero hay que detenerse acá y no hay que olvidar  un fallo muy polémico que generó más adelante,que se desenfocaran en el partido y en el ánimo de la dupla argentina.

El árbitro francés Kader Mouni sacó de partido a los argentinos. Con break-point en contra en el cuarto juego -con ventaja 2 a 1 en el set-, Acasuso metió un ace a la T (la repetición mostró el pique en la línea), que el juez de línea dio fuera y Mouni convalidó. Ahí estallaron Mayer y Acasuso, que finalmente cedió el servicio. Los checos terminaron por dar el golpe de gracia con otro break en el game siguiente, al servicio Mayer, que estrelló su raqueta varias veces contra el piso, pese al pedido de calma de Tito Vázquez.

Mañana es el día crucial

Lo que queda de balance de cara al domingo es que Juan Martín Del Potro, la primera raqueta argentina y 5º del mundo tiene que salir a ganar o ganar para mantener las chances argentinas y esperar un triunfo de Pico Mónaco o mejor dicho un milagro (hay que ver por quien se decide Tito Vázquez) ante seguramente Stepanek que por lo mostrado hoy dificilmente no juegue el quinto punto, si es que es el decisivo.

Por otra parte habrá que saber el destino de Chucho Acasuso  en futuras series. El misionero ha tenido numerosas oportunidades en su carrera cada vez que fue designado, pero aunque es tiempo de recambio todavía no se asoma una dupla confiable para un punto tan importante como es el dobles en una Davis, una cuestión tan esquiva como ganar la Ensaladera de Plata.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *