Con sabor amargo

Fueron 3 horas casi 30 minutos los que necesitó Thomas Berdych para sacarse de encima al argentino Juan Mónaco en este primer punto de Copa Davis que se está desarrollando en el Cez Arena de Ostrava. 

En cinco desparejos sets se impuso por 6-4 2-6 2-6 6-3 y 6-2 para de esa manera darle la ventaja parcial al equipo anfitrión y esperar por lo que suceda en el segundo turno entre Juan Martín Del Potro e Ivo Minar (ahora si con seguridad en lugar de Stepanek). Mónaco dio batalla y peleó a más no poder, pero igual perdió con Berdych, el líder de República Checa, en la rápida carpeta sintética, en un estadio cubierto,

El argentino, N° 62 del ránking mundial, quedó 2-2 en este torneo por equipos, el más importante del mundo, mientras que Berdych (20°) dejó su récord copero en singles en 12-6. Así, el checo se puso 2-0 en los duelos personales con Mónaco.

Comienzo irregular

Fue un encuentro extraño, ya que el dueño de casa tuvo enormes altibajos y así la lucha se extendió mucho más de lo previsto. Empezó firme, pero tuvo dudas en el cierre del primer set, que finalmente pudo adjudicarse, apoyado por más de 7.000 personas que llenaron el estadio Cez Arena. A partir de ahí, se desdibujó Berdych, ya no dominó con sus potentes y planos disparos desde la base, Mónaco se agrandó, tuvo una ejemplar actitud de pelea y fue mejorando para sorprender y llevarse el segundo parcial.

El tandilense tuvo su Talón de Aquiles en la incapacidad para aprovechar, las nada más ni nada menos que 18 oportunidades que tuvo para quebrarle el saque a Berdych. Esa carencia se evidenció desde el arranque mismo del partido, cuando Mónaco apenas aprovechó dos de las cinco oportunidades que tuvo a su favor en el primer set, y se puso de manifiesto en el cuarto set, al no concretar ninguna de las dos chances de las que dispuso.

El dejar pasar tamañas oportunidades provocó que el argentino perdiera esos sets, teniendo el cuarto un mayor peso, porque a partir de allí, Berdych fue incontrolable.

"‘Pico’ lo tenía al partido. Estaba quebrando el saque, sacando bien, pegándole bien de derecha, pero cometió un par de dobles faltas, el checo quebró y se puso 4-1", dijo el capitán, Modesto Vázquez, para explicar lo sucedido en ese fatídico cuarto set.

Si bien estuvo inestable con el saque, un golpe clave en una superficie sintética tan veloz, el argentino igual se mantuvo en carrera, con la gran colaboración de un rival que seguía muy bajo y tenía preocupados a sus compañeros, su capitán y toda su gente.

Mónaco no dudó ante la menor opción a favor y, con dos quiebres en cada set, como ocurrió en el segundo, embolsó también el tercer capítulo. Sin dudas, la sorpresa era mayúscula para todos y los hinchas y el cuerpo técnico albicelestes se frotaban las manos mirando hacia el cuarto parcial.

El tobogán

Pero allí el desarrollo volvió a ser similar al set inicial, porque Berdych volvió de su paso por el vestuario muy enchufado, recibió aliento e indicaciones de Radek Stepanek (21°), su mejor compañero, cuidado en esta jornada de apertura en singles debido a una molestia en la rodilla derecha.

El local se soltó, conectó mejor sus disparos planos y atacó, algo que casi no había hecho, y ganó el cuarto set. Mantuvo la tendencia, recuperó la potencia y precisión con su servicio y movió de lado a lado a Mónaco, para adjudicarse también el último parcial y cantar victoria.

La palabra de Pico

Asi hablaba luego de su derrota Pico ante Pablo Stecco y para ESPN .

 

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *