Tenista universal

Nunca tuve oportunidad de estar tan cerca de alguien tan notable. Tal vez, si mi memoria no me falla, Juan Pablo II me impacto a tan pocos metros en su visita a Rosario por allá en 1982, en pleno conflicto en el Atlántico Sur y sufriendo por ser clase ’63.

Luego, nada, de esta magnitud. Imaginaba a Nadal en 2008 para la final de la Davis, pero no pudo ser. A pesar de haber entrevistado en esa oportunidad a Manolo Santana, una leyenda del deporte blanco claro está, pero en otra dimensión.

Federer demuestra a su paso porque genera lo que genera. Va mas allá del bien y del mal, no tiene patria. Es suizo, pero podría ser nativo de cualquier latitud, y es lo mismo. No escucho antinomias alrededor de él. Si juega en Europa, Asia, Oceanía, Sudamérica ahora o cuando va a Sudáfrica, de donde es su madre que posee una fundación con la que colabora y financia, es recibido con honores de mandatario e idolatrado. Y si, también devuelve parte de su fortuna para los que menos tienen y necesitan.

Idolo, maestro, grande, genio, y que se yo cuantas cosas mas se escucharon en el Tigre estos días. Por ahí le dijeron cosas mas graciosas, tales como "te quiero mas que mi vieja" o un joven hasta se atrevió a decir "Roger haceme un hijo". Hubo de todo.

Cuando leo de los "federistas" me río, porque quien podría no ser hincha de alguien que a su andar, la gente queda erizada. Aunque alguien se moleste conmigo, no ocurre lo mismo con Djokovic, ni Rafa, en donde si hay terrenos mejor marcados. Se encuentra gente que no le guste Nadal o el serbio, pero no ocurre con Federer.

¿ Quien se animaría a silbar a Federer y en que latitud del planeta ? Cri, cri cri …

En el Pipa Tigre este miércoles y jueves, hubo emociones, alegrías, lágrimas y sorpresas, además de tenis. A pesar de los líos que provocó la floja organizacion del miércoles, su aparición borró todo y las 20.000 almas solo aplaudieron y disfrutaron a rabiar. Y el propio Roger era el local, sin dudas, relegando al sitio de partenaire de lujo al mismísimo Juan Martín Del Potro, un poco mas amigado con la gente tras la Davis en setiembre pasado.

A la hora de jugar tenis, mezclaron en dosis exactas, diversión y profesionalismo. Con mas acento en el segundo partido que en el primero, pero con la gente satisfecha de lo que vino a ver y disfrutar.

Deportistas, artistas, políticos, gente de todas extracciones, que pudieran acceder a los precios altos de semejante evento claro, pero con una mezcla de paladares diversos se dieron cita en el Tigre. Y lejos de estrellatos baratos, vanidades innecesarias y ejemplos poco aconsejables, Federer fue el de siempre, pero en vivo y en directo. Jugó con la gente, los chicos que estaban de ball boys, firmó hasta cansarce autógrafos en remeras y gorras, sonrío a cuanto flash se le pusiera por delante.

Ese es, el mejor de todos los tiempos.

Si de imagen y ejemplo se trata, los chicos tienen la fortuna de poder contar con gente como él. Educado, paciente, sin malos modales y sacrificado, son algunos de los rasgos que deben mirar e incorporar, no solo para ser tenista, sino para el andar en la vida.

"Me están haciendo pasar el mejor momento de mi vida", dice Federer, siempre predispuesto ante la prensa.

Finalizando su periplo en nuestras pampas, el suizo agradeció por su estadía y destacó al público: "Gracias Argentina. Me estoy yendo de su hermoso país. No puedo dejar de agradecerles por hacer mi estadía tan memorable. La atmósfera en la tribuna fue de las mejores que viví en toda mi carrera", sostuvo.

Por ahí escuche que informalmente agendó con Marín volver en 2014. Ojalá, que de repetirse, se haya aprendido de la primera visita y haya cosas que mejorar y corregir.

Por la gente, por Federer, por el tenis .-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *