El quinto integrante

Ya estoy de vuelta en mi Rosario natal. Preferì volver mas tranquilo el Lunes para zafar del stress de una Davis emocionante, cambiante y cargada de nervios desde el martes que llegué a Buenos Aires. Era mucho para manejar un Domingo en una autopista que deja mucho que desear.

Pero pensaba, mientras manejaba, que cantidad de situaciones que se vivieron. Desde el 2008 que empecé a cubrir las series en Argentina, no recuerdo una tan emotiva como esta, salvo la de Rusia en semis cuando Delpo tuvo que rematar la victoria ante un destacado Igor Andreev, y obviamente con otro desenlace, la final de Mardel.

Pero èsta, ante Croacia, fue vibrante, con picos de tensiòn, y de gran vuelo tenìstico por parte de Del Potro.

El viernes, Nalbandian estaba llamado a ser el precursor de la puntuaciòn para Argentina. Pero no pasò eso. David no estuvo en la serie, su tenis estuvo a cuentagotas, y fisicamente, mermò de otras series. Cilic, espero paciente a ver que pasaba, y apenas advirtiò que el cordobés no tenìa buena frecuencia, se animò. Tanteò la situaciòn, y el tiro le dió resultado. mas entero en su humanidad, su tenis estuvo acorde con la cita, y se agregò un erràtico Nalbandian, extraño para todos, que no supo como resolver lo que le planteaba Cilic.

Luego, la polèmica con los medios por su supuesta lesiòn el aductor que armò un lndo revuelo. Mientras, estaba en la cancha Juan Martìn, obligado a empatar la serie frente a un Karlovic que no pudo ante la propuesta de Delpo.

Y lo hizo con calidad soltura e inteligencia. Y con un fìsico diezmado, poco descansado y padeciendo vòmitos y alergias. Todo un compromiso, que solventó con entereza, que lo reconciliò con mucha gente, tras su negativa ante los alemanes. La jornada terminaba empatada, pero habìa caras de preocupaciòn.

Hasta allì, Croacia hacìa negocio, porque llegaba al dobles con chances. Y no sorprendìa a nadie que Karlovic se sumara a Cilic, en un cambio que estaba justificado, ya que la chance la tenìan a mano. El que llegara arriba al Domingo, tenìa obvias posibilidades de apostar con margen.

Pero Eduardo Schwank junto a Nalbandian, demostraron que estan para grandes cosas. Y aunque David siguiò con la misma frecuencia que el dìa anterior, erràtico e impreciso en demasìa, Schwank se acoplaba bien y suplìa el desnivel. Raro, que David estuviera asì, en una situaciòn que preocupaba desde el mismo Jaite a las 14000 almas en el estadio.

Con todo muy parejo, se repartieron parciales y marcadores, para arribar a un quinto en donde el set largo era el menos apropiado para los locales, pensando en Nalbandian puntualmente. Y allì, pudieron sacar la luz mìnima pero necesaria para llegar al domingo con resto.

Asi las cosas, Cilic y Karlovic, ya acumulaban muchas horas de tenis en dos dìas, ante Del Potro y Monaco "frescos" para el asalto final. Ese que hizo el tandilense mayor, frente a Cilic que no tuvo como y con que afrontar un reto de tamaña envergadura que le proponìa Del Potro.

La gente, sufriò, alentò, cantò y se sumò de una manera increible de explicar, y tambièn influyò. Aunque no alcanzara como ante David el Viernes, si pudo sumar el Sàbado y el Domingo, de manera cautivante. Un marco que pocos pueden imitar y lograr, y que pesa a la hora de presionar.

Cuando Delpo cerrò el match y la serie, Parque Roca afrontaba una arritmia difìcil de explicar pero que vale la pena mirar, para entender el fervor y la garra del hincha. El mismo que "futbolizò" el tenis en nuestras latitudes, y que ahora es impresindible en cualquier duelo en Buenos Aires. Un aliento que Juan Martín agradeció y mencionó emocionado, con el sabor del deber cumplido.

 

Mònaco despuès, le dió el fin para la estadìstica, pero ante el pùblico que necesitaba alentarlo y demostrarle su cariño, en su mejor momento desde el 2008 cuando llegó a estar 14ª ATP.

Pero ahora es tiempo de pensar en los checos. Los mismos que nos ganaron en 2009 en Ostrava 3-2, con los mismos jugadores, Tomas Berdych y Radek Stepanek. Los mismos que vencieron a Serbia ayer, que aunque sin Djokovic, tampoco la pasaron bien ante Troicki y Tipsarevic.

Pero Jaite sabe que no deberà esperar ninguna respuesta de Juan Martìn para estar ante los checos. El tandilense ya anunciò ayer que estarà en todo lo que resta hasta donde se llegue, y eso le da la tranquilidad para pensar en como diagramar ese match. Tal como tambièn dijo ante la prensa tras el triunfo de Mònaco, ellos vendràn al igual que los croatas, con dos jugadores que juegan todo, mas Rosol que esta un nivel mas bajo. Mientras que Argentina, cuenta con cuatro. Por ende, mas recambio.

Y serà otra batalla. De esas que no siempre se cierran el Sàbado, como estabamos acostumbrados, y que hay que evaluar. En definitiva, los cinco puntos se reparten en tres dìas, y eso es lo que cuenta. Pero ganar mas temprano, lo desea cualquiera, y el mismo Jaite tambièn adhiere a eso, pero no se desespera.

Faltan cinco meses para los checos, pasaràn tres GS, varios M-1000, y habrà que rezar que todos lleguen enteros, aspecto fundamental para seguir creyendo. En identicas condiciones a las de hoy, Argentina es favorita. 

Y para que siga con chances serias, Del Potro y Nalbandian deberán estar en el equipo. Con roles diferentes, mas lo que aportan Eduardo Schwank, imprescindible para los Sàbados, y Mònaco en esta version 2012 que mete un miedo que àntes no reflejaba.

Pero falta un quinto jugador mas. Desde dònde estè, frente a la tele o en Parque Roca. Y ese es el pùblico, el hincha, el aficionado, la gente, el fan, como le guste llamarlo.

Pero tan necesario como indiscutido y que fuè protagonista este fin de semana. Osea, usted .-

El Resúmen

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *