1000 veces Roger

Asi es imposible jugar con ciertas chances. Frustra a cualquiera, pero simultaneamente deja la sensación, que al menos se probó por todos los medios, que no se claudicó facilmente.

Esa debe ser una de las grandes concluciones, entre otras, a las que debe haber llegado Del Potro, tras su fallida inteción de poder meterse en semis de Australia, venciendo a Roger Federer en cuartos. El suizo, lo destruyó por un marcador de 6-4, 6-3 y 6-2, y de esta manera, espera por su proximo rival, Rafael Nadal o Tomas Berdych.

El expreso suizo, arrazó con la Torre de Tandil, de arranque no más. Se mostró decidido, firme, lujoso, afilado, pegó en el inicio de cada uno de los sets y demostró toda su jerarquía para manejar a voluntad los tiempos del partido. Con recursos simples e inteligentes, que si lo miramos friamente, no sorprendió a nadie. Del Potro nunca puso en peligro la victoria de Federer en el match.

¿Que fué lo que hizo Federer? Le jugó bajo, con mucho slice, y no permitió entrar en el peloteo franco de fondo, donde JM podría sacar alguna ventaja con su drive. Lo visitó mucho en la red, cerrándole ángulos, y para mejor su revés cruzado estuvo hecho una delicia. Solamente, y en pocas oportunidades, se mostró algo vulnerable con su drive, única grieta que encontraba el argentino para contrarestar su juego.

En un primer set que comenzó a todo vapor, Federer luego se fue apagando algo permitiendo que el trámite se emparejara y hasta le dejó suelta alguna chance a Del Potro, pero solo fué un espejismo en el horizonte de JM, ya que lo pudo quebrar nuevamente y llevarse el parcial por 6-4 en 43 minutos y tras una doble falta del argentino.

Luego, golpeó nuevamente de arranque estirando distancias, y no permitiendo que los embates de su rival lo intimidaran. Tomó una ventaja de 3-1 que luego sería crucial para el desarrollo del set, ya que no le dió chances de acercarce en el marcador. En 45 minutos, se llevó el segundo chico del partido, y el tobogán para Delpo empezaba a verse.

Frustrado, pero aún con intenciones de luchar, el último set fué un calco de los anteriores. Con Roger atacando, pero ahora con su catalogo completo de variantes, sin anestesia, en cada oportunidad que el suizo generó y el argentino le dió, facturó sin miramientos. Y porsupuesto todo fue mas breve, ya que en solo 31 minutos terminó con el set y el match, y aguardando por Rafa o Berdych, en semis.

El cuatro veces campeón del torneo sigue sin perder un set y avanzó a semifinales de Melbourne por novena temporada consecutiva. Con esta victoria, además, acentuó su dominio en los enfrentamientos históricos ante el argentino, ya que ahora domina el historial por 8-2. Y también celebró su triunfo n° 1000, como si fuera poco.

Si mas tarde Rafa vence a Berdych, y mañana Djokovic triunfa ante Ferrer, y Murray ante Nishikori en los otros partidos de cuartos, llegarían los primeros cuatro ATP a definir el primer Grand Slam de 2012. Y por como vienen hasta aquí, es una realidad mas que palpable .- 

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *