Un partido diferente

Acostumbrado al protagonismo, Novak Djokovic domina la escena con soltura, incluso ante la prensa. De excelente humor, no duda en bromear con los periodistas, pero también sabe cuándo pisar el freno.

El serbio no quiere dar detalles del régimen alimenticio que comenzó a fines del año pasado y que le permitió mejorar su condición física. Ante la repregunta, con toda la simpatía posible, exclama: "No quiero hablar de eso porque es algo privado. Hay cosas de las que puedo hablar y otras que no. Mira, puedo decirte quién es mi novia, pero no puedo contarte qué es lo que hago con ella; ésa es la pequeña diferencia, y esto es lo más claro que puedo explicártelo".

Todo acompañado de una sonrisa, y la picardía, claro, desató las carcajadas en la sala. Fue el final de una rueda de prensa siguiente a lo que fue el 41º  triunfo consecutivo del serbio, el 39° en esta temporada. Por si hacía falta, no debió esforzarse demasiado Nole, vencedor del rumano Victor Hanescu por 6-4, 6-1, 2-3 y abandono. Con 41 éxitos seguidos, igualó las plusmarcas de Roger Federer y Björn Borg; por delante sólo le quedan otros tres gigantes: John McEnroe (42), Ivan Lendl (44) y Guillermo Vilas (46).

Parece invulnerable, aunque ya declaró una y otra vez que él no se ve invencible en absoluto, y en Roland Garros le deja la ficha de principal favorito a Rafael Nadal. Aun cuando está a poquísima distancia de convertirse en el nuevo N° 1 del mundo, trepado como un surfer a lo más alto de una ola de éxitos que comenzó en diciembre pasado, sin nadie que, hasta el momento, haya podido encontrarle la vuelta.

Pero, al mismo tiempo, Nole fue respetuoso cuando habló de su duelo de mañana contra Del Potro: "Seguramente va a ser una batalla, porque él siempre ha tenido el potencial para estar en lo más alto, es un jugador que rinde muy bien en cualquier superficie: gran servicio, buenos golpes desde el fondo, y para su altura se mueve muy bien. Es un jugador top, sin duda. Desafortunadamente tuvo que estar al margen por una lesión, pero está de regreso, y está jugando bien. Será un gran desafío para los dos". Y profundizó, jocoso, acorde con su carácter: "Del Potro es una gran persona. Tenemos una relación muy amistosa fuera de la cancha, y más allá de lo que suceda, seguiremos siendo amigos. Por supuesto, los dos somos profesionales y los dos vamos a querer ganar. ¿El dijo de apostar algo? No sé nada al respecto, pero. ¿por qué no? Puede ser divertido. Podría ser una cena. Haré todo lo posible para ganarme la comida".

Tiene motivos Djokovic para mostrarse relajado, aunque no excesivamente confiado. Sabe que él es el que tiene ahora la responsabilidad mayor. Pero también ha sabido superar las barreras y acumular títulos trascendentes, uno atrás del otro, con una velocidad semejante a la de su juego: la Copa Davis, el Abierto de Australia, Dubai, Indian Wells, Miami, Belgrado, Madrid y Roma. Conquistó todo lo que jugó. Increíble. "Honestamente, lo que siento es que hubo un proceso de aprendizaje y de acumular experiencia, lo necesario para estar en el nivel top del tenis profesional durante los últimos cuatro o cinco años. Estuve en situaciones en las que gané grandes torneos, vencía a enormes jugadores, pero no era lo suficientemente consistente. Y sabía que tenía el potencial, la capacidad para estar más arriba, y que tenía que ser paciente y esperar el momento para conjugar todo. Y eso es lo que ha sucedido ahora. En los últimos meses, todo se juntó: en el juego, creo que mejoré algunos márgenes, un poco algunos tiros, sobre todo el servicio; y en lo mental, obviamente tengo la confianza de ganar un partido tras otro, lo que ayuda mucho", destacó ayer Nole.

El serbio tiene mucho para festejar en estos momentos. Ya ha hecho bastante para ganarse su lugar en los libros, pero está tan lanzado en su carrera que los récords parecen desmoronarse a su paso. En la lista de grandes torneos, le falta tachar la marca que corresponde a Roland Garros. Si llega a la final, el N° 1 será suyo: ese es otro registro que está a pocos pasos. Del Potro es el próximo obstáculo. El serbio siempre lo derrotó, pero tiene claro que no puede confiarse. Al mismo tiempo, es consciente de que todos siguen preguntándose: ¿hay alguien capaz de superar a Djokovic? Y por el momento, ni siquiera Nadal tiene la respuesta.

Los números de ambos

15
Encuentros en polvo de ladrillo ganó Djokovic este año. Del Potro se impuso en 9.

363
Victorias totaliza Djokovic en toda su carrera, con 105 caídas. Del Potro tiene una marca de 170-78.

17
Veces jugó Djokovic partidos de 5 sets, con un récord de 12-5. El de Del Potro es de 4 victorias y 3 derrotas.

5
Partidos le quedan a Djokovic para igualar a Vilas, dueño del invicto más largo en la era profesional, con 46 éxitos consecutivos.

El último match en polvo de ladrillo

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *