Esta con todas las luces

Este es su año. Y no hay con que darle. Novak Djokovic superó en tres sets, al nº 1 del mundo Rafael Nadal en tres sets por 4-6, 6-3 y 7-6 (4) en tres horas con 21 minutos, y se adjudicó el segundo Masters 1000 del año, en Miami, permaneciendo invicto durante todo este 2011 hasta ahora.

Con esta victoria, Djokovic acumula 24 partidos ganados consecutivos desde la Copa Davis en Diciembre pasado, y es el mas ganador de este 2011. Y se ubica tercero en records de comienzo de temporada con match seguidos de manera invicta, detrás de Mc Enroe (39/1984) y Lendl (25/1986).

Un inicio parecido

Repitiendo la final de hace quince días atrás, como en Indian Wells, el serbio también cedió el primer set para dar vuelta el trámite y batir a Nadal, que no ha ganado ningún torneo en lo que va del año.

Con Djokovic tratando de jugar de fondo de cancha para definir con su drive, y con la clara intención de moverlo al español, esa era la receta que mostrara al inicio del encuentro. Las paralelas eran buen lugar para encaminar esa estrategia, mientras que Rafa pugnaba por jugar al medio.

Mirándose detenidamente y buscando alguna grieta en el rival, ambos mantienen su servicios tras 6 minutos de juego. Pero Nadal apretó un poquito el acelerador, que no encontró precisión en el serbio y llegó el primer quiebre del match. Con tres oportunidades que brindó para perder el servicio pero que niveló caminando por la cornisa, nuevamente repite en el quinto juego para ponerse adelante 4-1.

Y extrañamente se vuelve a repetir Rafa dando chances de quiebre, que Nole no aprovecha otra vez, y por ende, la frustración, esa sensación que regala muchas veces Nadal ante el no poder cuando se lo tiene a la mano. Saca mas tarde Djokovic para anotarse un game mas, y tras nuevos breaks ofrecidos por el nº1 en el game para set, el premio a Djokovic se cristaliza, quebrando el serbio por primera vez. Allí fué cuando aceleró un poquito el trámite luego y se arrimó en el marcador para ponerse 5-4, arriba Nadal en el tanteador.
 
Con un Djokovic mas lanzado a emparejar el set, Rafa tomó riesgos y apoyado en su saque, mantuvo su servicio y tras 55 minutos se llevó por 6-4 el primer set.

Con un desarrollo mas ajustado ahora, Nole se lleva su game inicial, pero en el segundo, Nadal no muestra la misma solvencia del set anterior, otorgando breaks que ahora si pudo capitalizar Djokovic. De a poquito Nadal, se empieza a quedar en el juego, debiendo ahora mostrar lo máximo para ganar cada punto, que no le alcanza para recuperse ante la levantada del nº 2.

Pero Djokovic subió aún mas su juego, y avanza en el set y el partido. Mantienen ambos sus saques, con mas trabajo que ántes para Nadal por cierto, y eso lo pone con mas carga y presión. Sin estar rindiendo como al comienzo, sumado a la confianza que tomó Djokovic, la tendencia en el partido ahora es para el serbio. Cierra 6-3 y todo se traslada al set definitorio, el tercero.

Nadal, que no habia demostrado cambio de actitud, ni opciones alternativas en su juego para revertir el set, ahora tuvo que apelar a lo mejor de si, para no repetir lo de Indian Wells, cuando con exactos números a los de hasta aquí, eclipsó ante Djokovic.

Con un primer game extenso (casi 10 minutos) se pudo ver a Nadal mas activo, con cambios en su juego, variantes y decisión. Nada de lo que pudo mostrar en parcial anterior, que lo reflejo estático y sin brújula. Djokovic estuvo a la altura, pero no le alcanzó, aún con dos quiebres que no pudo capitalizar.

Y asi fue la tónica del set, parejo, con lo mejor de la final resumida en este parcial, que llevó a ambos a exponer todo se repertorio. Sin claudicar en el juego, dejando todo en la cancha, llegaron a "los penales" para definir el pleito.

En ese escenario, Djokovic mostró que le sobraba algo mas que a Nadal, con muestras de agotamiento que nunca ántes había evidenciado, tomando aire, pero peleando hasta el final. Un epílogo que marcó el triunfo de Djokovic, tan merecido para él como injusto para Rafa. Ya sabemos todos, que el empate en el tenis no existe, pero que sin dudas, le hubiera caido bien a este encuentro.

Djokovic leyó el partido desde el segundo set, hizo un trabajo de demolición a partír de allí, y que le dió resultados. Lo corrobora su victoria y el momento que esta pasando, el mas alto desde que es profesional, sin lugar a dudas.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *