Una final inesperada

Pensar en un Domingo de Masters 1000 sin ver a alguno de los grandes, suena raro realmente. En el caso de Indian Wells, que es el que nos ocupa, había que pensar en Federer, Murray, Djokovic y Nadal al menos, alguno de ellos estar hoy en el court central. No tener en cuenta a Del Potro y Davydenko por sus lesiones, aparece mas que obvio, ya que también son los actores a los que hay que seguir hasta las últimas consecuencias.

Roger Federer fué sorprendido por un Marcos Bagdhatis encendido y sobre todo, combativo. El chipriota, que hizo su mini-pretemporada en Argentina, se puso las pilas para este año y las cosas le estan saliendo.

Andy Murray, que venía a paso firme, no pudo ante Soderling (semifinalista ayer ante Roddick) en parte por alguna molestia en su pie, y también por algo de tenis que le tiró el sueco, de buen presente aquí tras una opaca Davis ante Argentina.

Djokovic, este nº2 que no convence de hace algún tiempo, pasó raspando los octavos frente a Kholschreiber incluso salvando varios match-points, hasta que lo agarró Ljubicic en cuartos y en dos sets lo puso en caja.

Nadal, el mas sólido de todos hasta aquí, fué superado recién ayer por Ljubicic también, que le puso mucho tenis a la tarde y aces a granel. El español venía a paso firme, y si bien ayer se despidió en semis, no quedó en deuda con la gente. El campeón defensor es quien ha mostrado mejor cara y signos de progreso en su retorno a los primetros planos en Indian Wells.

Los protagonistas

Ljubicic ha tenido que trabajar y duro para estar en la final hoy. Ayer Nadal fue presa difícil y el lo sabe. Su servicio esta funcionando a pleno y ayer lo tuvo que utilizar al máximo. En cuartos, Djokovic asomaba como alguien peligroso, que realmente no lo fué, y el no tiene la culpa de ello, porsupuesto, pero le ganó con autoridad. Y en octavos Pico Mónaco venía mas que embalado en el mejor Masters 1000 de su carrera, y tuvo que luchar tres sets habiendo arrancado en desventaja ante álguien que venía con mucha confianza. Y lo superó.

El caso de Roddick es mas light, arrancando desde segunda ronda y con un paso tranquilo y rivales accesibles hasta cuartos (Yen Hsun Lu, De Bakker, Melzer) que fué eliminando en dos sets. Recién Robredo presentó un poco de batalla a pesar de la paternidad que lo precedía (10-0). Y solamente Soderling le puso riesgos en su camino, sacándole un set incluso. Finalmente Andy hizo pesar su buena semana y lo eliminó sin discusión.

La última vez que se vieron en una cancha fué precisamente aquí, en el 2007 y por cuartos de final. En dos sets y de manera mas que apretada, el norteamericano le ganó al croata y extendió a 7-3 su serie personal con él.

Hoy hay nuevo campeón, y aventurar un candidato, es algo complicado. Ljubicic viene de racha tumbando gordos, pero Roddick superó tres semifinales aquí y va para sacarse de una vez las ganas que lo esquivaron ántes.

Cualquiera que gane, estará bien .-

Noticias Relacionadas

La serie entre ellos
Como llegaron : el cuadro del Torneo

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *