El sueño sigue en pie

Con el resultado puesto que todos queríamos, un empate que conforma a todos y deja mejor parado al equipo argentino, la serie se abre de manera considerable con algunas cuestiones a tener en cuenta.

La segura aparición de David Nalbandian en sociedad con Horacio Zeballos hace ensanchar las posibilidades de el equipo de Tito Vazquez mañana en el tercer punto decisivo para cualquiera de los conjuntos en esta serie de Copa Davis en Estocolmo.

La jugada de Johansson le salió mal a Enqvist, por lo que pondrá las velas para que Soderling con Linstedt le salven las papas para llegar al Domingo arriba en el marcador. El escenario para el clave segundo día de la serie es el dobles, que se armó ayer con la llegada de David Nalbandian aquí. Para el unquillense, con varias series en la espalda y la sabia experiencia a cuestas en este tipo de paradas, será un desafío más, difícil por su actualidad y la impronta de su determinación inesperada tras su lesión de aductores en la Telmex. Para Zeballos, debut absoluto en la copa con la tranquilidad de saber que al lado estará el cordobés, pero sabiendo tener enfrente a Soderling en dupla con el gran doblista Linstedt, especialista en el juego de equipo.

Si gana la pareja argentina, es fija que en el cuarto punto tendrá la responsabilidad Leo Mayer, la figura del día y con la tranquilidad de estar mas descansado que Soderling, que tendrá ya dos jornadas encima. Este correntino noticia hoy, estará agrandado y eso le viene bien, porque demostró tenis y aplomo hoy ante Johansson, temible en los papeles pero mostrando hoy un nivel que no condice con la necesidad de Suecia por estos días.

Un parrafo aparte por ello y a propósito de Johansson. Se habla que no tenemos recambio generacional desde hace tiempo, y Suecia tiene que recurrir a un jugador semi retirado y sin ritmo de ATP desde el año anterior, asiduo concurrente a challengers en suelo europeo y que no mostró nada de su mejor momento. Nosotros acudimos a Nalbandian, es cierto, pero no esta en el nivel de Johansson ni por asomo, y hoy no jugó él, lo hicieron el rosarino Schwank cumpliendo perfectamente el papel que se le pidió y encomendó, y Mayer, que casi anonimamente se fué solo a jugar canchas duras este año pensando en lo que hizo hoy, que no fue casualidad. David ha sido bienvenido e importante, y es innegable su apoyo, ánimo, experiencia y calidad, pero el va a ser un ingrediente mas de este equipo en esta serie, y a ello ha venido, a sumar y no a ser protagonista. Con la victoria del correntino hoy para el 1-1, su viaje no ha sido en vano. Su presencia aquí fué decisiva en el ánimo del grupo.

Y volviendo a lo que puede ocurrir mañana, si Suecia llega 2-1 al Domingo, allí seguramente se sacrificará a Nalbandian –puede jugar en cualquier lugar de la serie por ser el cuarto jugador por ranking siendo un comodín de lujo-  frente a Soderling y se pondrá en Schwank todas las pilas para hacerle frente a Johansson y definir la serie. Pavada de responsdabilidad.

Asi las cosas, el punto de mañana aparece como decisivo, y las chances ahora están repartidas. Con el match terminado a la tarde del Sábado, entonces ya sabremos y tendremos ideas de cómo llegaremos al Domingo. Y ojalá que de la mejor manera posible.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *