Jugó en serio

Sinceramente estar en esta Copa Argentina de Tenis en el BALTC este año, es un placer. Llegué ayer recién a falta de estar el Jueves, y me llevé una grata sensación.

Buen clima, un público enfervorizado en ver a David Nalbandián en su reestreno-2009 (no se lo veía desde Febrero en la TELMEX) y consolidó su carisma con la gente, que lo sigue a todas partes. Enfrente estuvo este mas que carismático Carlos Moyá, que se siente como en su casa, y la gente se lo hace saber.

Juntos brindaron un partido que mostró al cordobés mas sólido, y con gran aciertos en los momentos importantes. Yerros hubo, claro, al fin y cuentas estan poniendo la máquina a prueba para lo que se viene, ya en poco menos de 20 días en el GS de Australia. Pero volvamos a lo que pasaba ayer. Decía que se mostraron con tenis, lujos que le regalaron a la gente, y tenis, mucho tenis.

El mallorquín se vió algo fatigado por el match ante Gaudio del Jueves y eso le mermó la batería. Esta todo bien, el es otro de los "retornados" a este circuito, y con mas tiempo de parate que el resto -desde Febrero que detuvo su actividad-  su ritmo se notó en la cancha. Por el contrario, David se brindó mas y empieza a dar signos de su juego exquisito que nos tiene acostumbrados cuando la sintonía esta en la frecuencia justa. El resultado si se quiere, una anecdota para la estadística.

Pero la cosa no concluyó allí. Si bien alguna porción de la gente posteriormente al triunfo del de Unquillo se retiró, el grueso se quedó para ver el debut de Marcos Bagdhatis, que se mostraba por primera vez en nuestro país frente al chileno Feña González, alguien mas asiduo huesped nuestro.

En este segundo turno, el chipriota demostró que está en plena levantada y dejó sin chances al chileno Fernando González : lo venció sin mayores inconvenientes por 6-2 y 6-2. La verdad sea dicha, Feña no encontró nunca la manera de jugarle a un rival que llegó inspirado, se movió muy cómodo en la superficie y pareció disfrutar de un ambiente que lo vitoreó sin timidez.

Y aquí la cosa fue un poco mas despareja. Feña visiblemente cansado por su semana de Chile a Montevideo, luego a Buenos Aires ayer y otra vez anoche, la lógica indica que en algo se tiene que notar. Pero eso si, siempre Feña deja cosas, cualquiera que vaya a verlo diga dificilmente que sea defraudado por su actuación. Drives misilescos, saques demoledores, son sinómimos de su entrega.

Y el chipriota aceptó el convite, devolvió mucho y se equivocó poco. Con eso le alcanzó, y fué otro que entregó su nivel en el cemento del BALTC.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *