Campeón a domicilio

Novak Djokovic se proclamó campeón del Masters 1000 de París-Bercy (Francia) al doblegar en la final a Gäel Monfils. El serbio, en un partido que tuvo tantas idas como venidas, logró llevar a su palmarés el quinto título de la temporada y el décimosexto de su carrera profesional.

Por el certámen de dobles, la pareja integrada por Daniel Nestor (CAN) y Nenad Zominjic (SRB) se adjudicaron la final de dobles tras vencer a los españoles Marcel Granollers Pujol y Tommy Robredo en dos sets. por 6-3 y 6-4.

Con un marcador global de 6-2, 5-7 y 7-6(3) tras dos horas y cuarenta minutos de juego en un choque disputado en una abarrotada pista central del complejo de París-Bercy en el que el público, jaleante y animoso, tuvo que rendirse ante la superioridad del número 3 del mundo, que sucede a Jo-Wilfred Tsonga en el palmarés del torneo.

Tras guardar un respetado minuto de silencio en memoria de un directivo de la Federación Francesa de Tenis, la final comenzó disputada, con ambos tenistas tanteándose desde el fondo de la pista. No tardó Djokovic en dar buena cuenta de su amplio repertorio y en el cuarto juego ya logró romper el servicio de Monfils. El serbio se vino arriba, en exceso en alguna ocasión, y fantochadas como jugarse segundos servicios a 215 km/h eran parcheadas con una exhibición de golpes ganadores, dominio del tiempo del partido y su gran juego en la red. En apenas 31 minutos de juego, el primer set cayó en el casillero de ‘Nole’.

En el segundo set Monfils lo intentó, primeros con subidas a la red y después buscando el revés de Djokovic, pero eran ideas sin sentido ni continuidad que apenas inquietaron a un ‘Nole’ al que se le hacía corto el festín que estaba ofreciendo. El serbio aprovechó la concatenación de fallos garrafales de Monfils para tomar ventaja en los primeros instantes del set y con 3-1 en el luminoso, todo parecía visto para sentencia. Un paréntesis de relajación en el juego del de Belgrado permitió a Monfils igualar la contienda y jaleado por el público, tuvo opción de hacer más. El martillazo llegó en el momento clave, un undécimo juego donde el galo hizo efectiva su quinta bola de break, para que poco más tarde, con su servicio, igualara virtualmente el partido.

El tercer parcial bajó en intensidad y calidad, aunque no en tensión. Sobre todo en los primeros juegos, que se resolvían con más acierto del jugador al resto que con el intento de llevar la iniciativa con el servicio. Fue Djokovic, midiendo bien los tiempos y apoyado en su primer saque, quien logró abrir una pequeña brecha en el marcador, pero fue él mismo quien desperdició la ventaja poco más tarde con una inoportuna doble falta. El físico pasaba factura a los jugadores y el tenis, justo en su medida, hizo que el partido se resolviera en el tie-break.

En la muerte súbita tanto Djokovic como Monfils dieron el máximo de sí mismos, pero fue el serbio quien se llevó el gato al agua. Esta victoria significa el quinto título de la temporada para Novak Djokovic, que anteriormente ya besó los trofeos de Basilea (la semana pasada, venciendo en la final a Roger Federer), Pekín, Belgrado y Dubai, todos ellos sobre pista dura.

Los resutados de hoy :

BNP Paribas Masters
ATP World Tour Masters 1000

Singles – Final
[3] N Djokovic (SRB) d [15] G Monfils (FRA) 62 57 76(3)

Dobles – Final
[1] D Nestor (CAN) / N Zimonjic (SRB) d M Granollers (ESP) / T Robredo (ESP) 63 64

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *