Con el overol puesto

El nº4 del mundo, el serbio Novak Djokovic se impuso al español Fernando Verdasco y de esta manera accedió a las semifinales del US Open tras cuatro sets por un marcador de 7-6 (2) 1-6 7-5 y 6-2 y luego de tres horas y cinco minutos de juego.

Durante varios pasajes del encuentro Verdasco solicitó la asistencia del fisioterapeuta de la ATP, Michal Novotni, dolido por su lesión en los abdominales. Justamente con una micro rotura abdominal y un pie, el izquierdo, afectado por un callo cada vez más desarrollado, el español intentó poner en cuestión la trayectoria de Djokovic, que encontró su tercera semifinal de corrido. Siempre frenado por Federer, ahora Djokovic intentará una revancha en Nueva York.

Mientras pudo, Verdasco mantuvo la lucha. No fué ficción el dolor del madrileño, que decidió darse de baja del equipo de Copa Davis, actual campeón, dada la progresiva acentuación que mostraba la herida de su abdominal. Y bastante tuvo que ver en ello lo que sucedió en el primer set, que bien se lo pudo llevar. Es más, dispuso de dos puntos de set. Con 5-4 y 15-40. Pero Djokovic sacó como los dioses y llevó adelante esa dura situación.

El segundo set fué distinto y desarrolló un mas que vertiginoso juego. Con tiros largos y proponiendo una movilidad a la que el serbio, normalmente, no está acostumbrado. Verdasco se lo llevó puesto de bruces. Igualó el partido, que se prolongó por más de tres horas.

El tercer set marcó el futuro del match. También se puede decir una bisagra, ya que inclinó el rumbo para el ganador.Fue un mano a mano. Y en estas Djokovic, más entero, con menos gasto en el trayecto del torneo, fue el que se impuso. Rompió, por segunda vez, en el momento clave. Con empate a cinco. No perdonó y se apuntó el set.

Esto hundió a Verdasco. Los dolores brotaron y la presencia del fisioterapeuta Novotni fue habitual. Entregó la situación, con el gesto cambiado y la mirada perdida con total resignación. 

Djokovic fue el campeón del Abierto de Australia en el 2008, su único Grand Slam, el único título de ese máximo nivel ganado por un varón que no sea Federer o el español Rafael Nadal en los últimos cuatro años y medio. Solo le resta esperar si en semis lo espera el casi inaccesible Roger Federer o el intermitente sueco Robin Soderling.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *