Ernesto…? No, mejor llamame Andrea

  

La Federación Internacional de Tenis autorizó a Andrea Paredes von Roth a disputar torneos femeninos en la WTA. Esta noticia quizas pasaría desapercibida de no ser que Andrea, de 37 años, es la segunda tenista transexual en la historia del circuito.

 

Nacida el 4 de julio de 1971 con el nombre de Ernesto, Paredes tuvo muchísimas dificultades para jugar en su país, dado que se le prohibió jugar torneos femeninos en Chile. Sin embargo, la ITF le permitió participar del circuito de mujeres e hizo su tan esperado debut en el torneo de Buenos Aires (10.000 dólares en premios). Desafortunadamente, la británica Nicola Slater, la vapuleó con un doble 6-0, pero aún en la derrota es un día feliz para ella.

 

"Es un sueño cumplido para mí. Aquí me trataron muy bien, mejor que en mi país, tratan el tema con más normalidad. Muchos dicen que juego como el Chino Marcelo Ríos porque soy zurda y le pego plano”, le dijo al diario Clarín, Andrea, ingeniera comercial y dueña de una consultora financiera, que se operó en octubre de 2000.

 

"Yo no lo busqué. Estaba entrenando con Patricio Cornejo y me llamaron de Havas Sports ( la empresa que comercializa la Copa Davis, los Futures, los Women’s Circuits y la Copa Fed para la Asociación Argentina de Tenis). Yo no tuve que pagar nada para jugar; ellos me dijeron que tenían a Mutual Blanco que se ofrecía como sponsor, pero no conozco ese acuerdo. Sólo tuve para pagarme el pasaje y la estadía y hoy me entrené con tres pelotitas".

 

El director del torneo, Pablo Jastrzebski, comentó: “El wild card se lo otorgó la sede del torneo, no yo, y no hicimos ninguna pregunta ni nos llamó la atención la edad que tiene, porque si la ITF la autoriza, juega”.

 

“Yo no creo que tenga nada en particular la situación, pero para los medios parece que sí, o necesitan algo que les llame la atención, pero ella tiene derecho a jugar y punto", agregó.

Jorge Mandl, supervisor del torneo, aseguró que en Buenos Aires "hay un tremendo revuelo” y que había pedido una confirmación a la Federación Internacional para no cometer errores: “Yo conocía el caso en Chile, pero no me acordaba del nombre, así que encontré muy raro que le dieran una invitación a alguien de 37 años y chilena, porque los wild cards siempre son para jugadoras locales. Si son de afuera, tienen que ser juveniles muy destacadas”.

 

“Pero cuando la vi me acordé de inmediato. Hablé en el acto con la ITF y me dijeron que se había hecho un test de hormonas, que se operó y que desde noviembre está autorizada a jugar con mujeres".

Paredes sigue los pasos de otro caso similar que fue famoso dentro del tenis mundial: la estadounidense Renée Richards, nacida como Richard Raskind, encendió la polémica cuando intentó jugar el US Open de 1976 en el cuadro femenino. Pese a que el torneo la vetó, un fallo de la Corte Suprema le permitió jugar en 1977. Llegó a la final del dobles en pareja con Bettyann Stuart y alcanzó el 22° puesto en el ránking de ese año.

 

“Estoy orgullosa por ser la segunda tenista luego de Richards”, afirmó Andrea.

 

"Tengo 37 años pero biológicamente es como si tuviera 27. Creo que en esta época serán obsoletas las ideas sobre la edad", concluyó.

 

Otros casos de transexuales en el deporte

> El danés Mianne Bagger se operó para convertirse en mujer en 1995, y comenzó una carrera como golfista. La decisión del Comité Olímpico Internacional de abrir sus puertas a la inclusión de deportistas transexuales la favoreció indirectamente, pero aún no puede jugar en el LPGA Tour.

> Tras ganar el oro en el lanzamiento de la bala del Campeonato Europeo de 1986, el cuerpo de la alemana Heidi Kriegel se masculinizó a consecuencia del dopaje sistemático al que se sometió en la República Democrática Alemana. Como no le quedó otra que transformarse en hombre, en 1997 se realizó una cirugía para cambiar de sexo, y se cambió de nombre: ahora se llama Andreas.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *