M1000 Madrid: Rafa, imparable

¿Habrá alguien capaz de frenar a la versión 2017 de Rafael Nadal en la gira europea de polvo de ladrillo? Después de dos temporadas complicadas, el español volvió a su mejor forma -tanto física como mentalmente- y hoy parece imbatible sobre las canchas lentas del Viejo Continente.

Volvió a demostrar su jerarquía en el Masters 1000 de Madrid, donde consiguió su 30° título en esa categoría -igualó el récord que estaba en poder de Novak Djokovic– al derrotar en la final por 7-6 (8) y 6-4 al austríaco Dominic Thiem. La victoria le dio su tercera corona consecutiva, luego de las de Montecarlo y Barcelona, y lo confirmó como el gran candidato a consagrarse una vez más en Roland Garros.

Rafa - Madrid - DPA

"Es una parte de la temporada muy emocionante para mí. Ganar tres títulos en tierra es muy difícil y muy importante. Estoy trabajando bien desde hace mucho tiempo y los resultados van saliendo. Eso ayuda a seguir con energía positiva y a entrenar cada mañana con ilusión de ir a mejorar algo. Esa es la ilusión que te mantiene vivo" contó el mallorquín, que desde hoy volverá a ser el número cuatro del mundo y relegará al quinto lugar al suizo Roger Federer, gran protagonista en los primeros tres meses del año.
 
Thiem no fue un rival fácil de superar para Nadal. Es que el austríaco -que trepará ahora al séptimo escalón del ránking- también se siente muy cómodo sobre polvo de ladrillo y no da ninguna pelota por perdida. Ayer obligó al español a jugar en un altísimo nivel para llevarse el triunfo que le dio su quinto trofeo en Madrid y el 72° de su carrera, 52° de los cuales ganó en esta superficie.
 
THiem saluda Rafa - Madrid - AP
 
"Fue un partido difícil, complicado desde el comienzo. Jugué bajo presión bastante tiempo. Estaba un poco nervioso y me costaba mover la pelota. En el final del primer set podría haber pasado cualquier cosa, pero logré serenarme y después el desarrollo fue más lógico", analizó Rafa, con mucha razón.
 
Porque en el primer parcial, tuvo que salvar dos sets points en contra en el tie break antes de cerrar el set en la quinta oportunidad que tuvo. Y en el segundo, aunque sacó ventaja rápidamente con un quiebre, le cedió cuatro break points a su rival en el último game.
 
"Este es un día para sentirme satisfecho", afirmó el español, que en esta temporada de canchas lentas lleva 15 victorias al hilo, una racha que había conseguido por última vez en septiembre de 2013. Y agregó: "Realmente disfruto mucho de estos torneos. Y me gusta ir a competir en serio, a buscar los títulos".
 
Su espíritu de lucha está intacto, su tenis está en nivel superlativo y sobre polvo de ladrillo hoy parece no tener rival. Lo demostró en Montecarlo, en Barcelona y en Madrid. Ahora va a la caza de Roma y tiene a Roland Garros en la mira.
 
¿Será alguien capaz de frenar a esta nueva versión del Rey del polvo de ladrillo?
Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *