Análisis : Nadal esta de vuelta

Cuando el año 2013 se iniciaba en el circuito, todos, absolutamente todos en el planeta tenis, mirabamos con lupa el regreso de Rafael Nadal a las pistas, con fecha puesta en el primer Grand Slam del año : Australia. Y la obligación del español de defender al menos la final, inolvidable, ante el serbio y ahora n° 1 Novak Djokovic.

Pero no, eso fue imposible ya que la salud de Nadal por culpa de un virus (infeccion gastrointestinal) otra vez prendía luces y todo se postergaba para mas adelante, en Acapulco en principio, algo que ya si estaba hablado y que ante ese panorama, ahora el clay mexicano asomaba como puntapié inicial.

Hasta que sus sensaciones en la arcilla de entrenamiento empezaron a ser mas optimas, y en Chile se tiraron a la pileta para tentarlo de arrancar ántes, en el inicio de la gira latinoamericana. Rapidamente se engancharon en San Pablo y Buenos Aires, y la esperanza de ver al español en tierras sudamericanas afloraron de una manera sin igual.

Ya conocidos por todos de como fue la novela, se decidió armar el comienzo con Viña, continuando la otra escala en San Pablo y culminando en Acapulco. Se quedaba fuera Buenos Aires por cuestiones de calendario al estar muy encima del torneo mexicano.

Rafa - Viña '13La estacíon chilena comenzo con Nadal encarando en un nivel discreto, y jugando con rivales de ranking lejano, pero muy duros de superar en esta etapa.

En Viña fue dónde Rafa entregó un modelo en ablande, mostrando nivel discreto que no obstante le alcanzó para llegar a la final, donde un inspiradísimo Horacio Zeballos le propinó una derrota, sorpresiva para todos, pero justa, ante el mejor del mundo en clay pero con un cambio menos en su marcha. Algo en lo que Zeballos no tiene la culpa, pero su tren paso delante, se subió y a otra cosa.

Previamente en su camino vencía al juvenil argentino Delbonis (118°), su compatriota Gimeno Traver (54°) y el francés Jeremy Chardy (24°) en un sendero que mostraba un tenis opaco, sin fuerza y mucho corazón, algo en lo que nunca hay límites en Nadal. La final ante Horacio Zeballos (75° ATP en ese momento) fue una lucha mas nivelada, con muchos errorres no forzados y lagunas en su juego, atípico en él, pero propias de un período de adaptación.

Zeballos - Rafa - Viña

El marplatense fue perseverante y se llevó un gran premio extra: era el tercer jugador del circuito detrás de nada menos que Djokovic y Federer en ganarle una final ATP a Nadal.

San Pablo ya fue un escenario distinto y con muchos inconvenientes en el torneo. Pésimas canchas, peores pelotas de juego, pero en su tenis con algo mas de energía y pimienta que lo mostrado en Chile.

En segunda ronda tras superar a Souza sin sobrarle nada, lo esperaba en cuartos de final Carlos Berlocq (75°) que le daba batalla en un trámite impensado entre ambos por la diferencia de categoría. Y en semifinales a otro argentino mas en su ruta, el luky loser Martín Alund fuera del top-100 entonces, le complicaba el panorama robándole con inteligencia y errores del español, el segundo set, para caer en tres.

En la final, le esperaba un amigo del circuito, jugaron dobles en esa semana, como lo es David Nalbandian (86°), que venía de gran labor en el impresentable clay brasilero y precedido de una muy buena actuacion ante Nicolas Almagro (12°), el candidato natural a estar en esa definición.

Pero el match ante Nalbandian fue un concierto de errores de ambos, donde prevaleció el que se equivocó menos, y allí Nadal saco diferencias.

Rafa muerde trofeo San Pablo - Archivo

Volvía a "morder" un trofeo desde Roland Garros ’12 y la luz en su camino se encendía mas brillante, respiraba, y se sacaba las ganas ante un rival de prestigio, aunque su ranking hoy demuestre lo opuesto.

El descanso deseado para llegar a Acapulco con energías y mejor puesta a punto le dieron el plus correcto para que mostrara un crecimiento respecto de lo que dejó su imagen en Viña y San Pablo.

Con mas argentinos en su cuadro nuevamente, arrancó venciendo al juvenil Diego Schwartzman (157°) comodamente, para en R2 medirse con Martín Alund otra vez y ya sin dolores de cabeza como en Brasil, y vencer en cuartos a otro mas, el correntino Leo Mayer en sets corridos, pero ya con un timing diferente, mas encendido y su cabeza intacta, siempre con las luces encendidas.

Nicolas Almagro era una prueba de gran riesgo, ya que se trata del 12° ATP y venía con un buen tenis desde Buenos Aires haciendo semis ante Wawrinka. Y allí se vio a Rafa en otro plano, mas veloz, enfocado y apretando el acelerador en el momento exacto al concluir el primer set, para luego cerrarlo en el siguiente.

Aparecía ahora, un pez gordo, muy grande, al que su nivel le esperaba gran exigencia, como David Ferrer. A pesar de un historial de gran superioridad de parte de Nadal, el valenciano era triple campéon seguido aquí, venía de ganar en Buenos Aires y estaba en gran forma, salvo en pasajes de su match ante Fognini en semis, lucía de manera avasallante.

Era una prueba para su tenis, su físico y los nervios lógico de otra final ahora de un ATP-500 enre los dos mejores de polvo de ladrillo de la actualidad.

Y fue paliza de Nadal, sorprendiendo a todos, propios y extraños. No por la diferencia, sino por el momento de ambos.

Montaje.Rafa-Ferrer.Acapulco.'13

Podía ganar Rafa, claro que si, Pero en este estadio de su retorno, se pensaba en un trámite mas parejo, disputado e incluso en tres sets. Pero nada de eso ocurrió. Lo barrió a Ferrer, haciéndole bicycleta en el primero y lapidándolo en el segundo en solo 62 minutos.

Asi las cosas por el lado del ex n° 1, habrá que ver si su rodilla le dará buen trajinar en el cemento norteamericano de Indian Wells donde ya dijo que va a estar. Algo, que hasta el mismísimo Marca el 26/02 dudaba la semana pasada.

"Me encanta y me apetece seguir compitiendo, la rodilla me ha respondido bien está semana y esperemos que todo siga por el mismo camino ahora sobre pista dura. Tengo que hacer caso a mi corazón y éste me dice que tengo que seguir compitiendo, que necesito ir al siguiente torneo y eso haré y es lo que siento", apuntó.

En esta gira de cuatro semanas en Estados Unidos, será donde Rafa defienda 720 puntos (360 en cada M-1000) por lo que de sus resultados dependerá poder mirar hacia arriba y ver como llega a la etapa de canchas blandas en Europa, comenzando en Montecarlo.

Su físico le está respondiendo, al menos en superficies blandas. Su tenis está intacto y su garra y corazón junto a su mente permanecen inalterables. Una pregunta válida es saber cuanto puede su humanidad aguantar hoy el ritmo de Novak, Roger y Andy. Por lo menos a Ferrer ya lo puso a prueba y con satisfacción.

Al respecto, cuando lo consultaron, dijo "Si me preguntas si me veo capacitado para ganarle a un top-3, está difícil, pero hoy he ganado al número cuatro del mundo y del cuatro al tres no hay mucha diferencia. Ferrer es uno de los mejores y más completos del mundo", apuntó.

Veremos como sigue su curso, si será el que todos acostumbran a ver, el que en gran nivel apareció anoche recién ante Ferrer. Ese que le mete presión al rival de turno, el que deseamos ver y se lo extrañaba.

Por lo pronto ayer a la noche, avisó a todos que está de regreso.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *