Análisis : Lo que me dejó Delpo ayer

Un día que había pensado de antemano, y con las lógicas incertidumbres de un match que prometía y mucho, me tomó con una rutina que no había imaginado.

A las 8 AM de Argentina la cita era frente al televisor para disfrutar del tenis de dos virtuosos. Uno que parece que nunca se va a jubilar, y el otro que cada vez se arrima mas a su mejor versión por alla hace tres años atrás.

Programé mi día para ver el partido el mayor tiempo posible, salir a mi trabajo cotidiano con la mayor cantidad de tenis en mis retinas y deseoso de un resultado favorable para Del Potro. Aún feliz de un comienzo para soñar, y advirtiendo un día "diferente" en el suizo, Juan Martín me invito a soñar por largo rato.

Hasta que se despertó el tenis del suizo y también Delpo aflojó un poco el ritmo. Allí me vino a la cabeza el Rolanga de este año, cuando se fagocitó los dos primeros sets y luego Rogelio resucitó cual Lázaro en la cita bíblica.

Pero el tiempo transcurria y mi agenda merecía ser respetada a rajatabla y salí a ocuparme de mis otras obligaciones laborales, ya que de tenis solo no se vive. Mientras, cómplices eternos e incondicionales en el Twitter en nuestras y de otras latitudes me informaban de como seguia la cosa. Y curiosamente, cumplí con mis obligaciones y retorne a mi televisor, y allí estaban, todavía, batallando Delpo y Roger.

Sorpresa, asombro o tal vez algo esperado. Es que a diferencia de lo hecho este año por Juan Martín en todos los cruces con el helvético, en esta oportunidad se le plantó con autoridad, y esa actitud es la que invitó a soñar con un resultado distinto.

Pero una vez mas, el final fue el mismo, con Roger levantando sus brazos y Delpo apoyado en la red, vacío. El gesto del tandilense casi desmoronándose en los hombros del suizo se confundió con otro gesto de Federer, casi paternal hacia Juan Martín. Con su cara desencajada, esperó caballerosamente retirarse junto a su rival, verdugo crónico en los ultimos tiempos del tandilense.

Luego, tan solo unos minutos solamente, su voz entrecortada ante Miguel Simón para ESPN, no daba lugar a dudas en su ánimo. Y a pesar de saber que entregó todo, su voz y rostro con una nariz colorada mostraban su llanto incontenible segundos antes solamente.

Aguante Delpo, aguante, que esto no termina acá, sigue y da revancha, mañana ante Djokovic. Aunque el golpe fue grande, siempre se espera lo mejor delante.

Las disculpas luego vendrían por no haber podido, y las ofreció en su cuenta de Twitter. Fracasar ante la chance de sentirse cerca, de entender que fue el día en que mas vulnerable se lo vió al suizo, y su impotencia de desaprovechar la oportunidad.

Aguante Delpo, aguante, que lo mejor esta por venir, siempre …

Tras terminar el partido, al que pude verlo en su epílogo, empecé a redactar en mi mente lo que me había dejado. Y tras su termino, encaraba mi viaje por obligaciones radiales en Paraná, manejando en la autopista Rosario-Santa Fe, pensando en las sensaciones que me había generado su match de semis en Londres.

Y algo muy raro paso por mi cabeza y sentimiento. Estaba amargado en cierta forma por como se había tomado la derrota Del Potro y me preocupaba. Pero en simultáneo, me alegraba que haya sido una victoria de Federer, ante su última opción olímpica seguramente.

Una de las cosas que mas rescato, es su actitud, diferente a las anteriores este año, y que no claudicó en llevarlas adelante. Aún en el segundo set, cuando remontó el suizo, siguió aplicado aunque menos efectivo.

Y en el tercer set, el que generó la admiración de todos, en lo que vi en su inicio y en el final fue su disciplina y entrega, que no cayeron. Habitualmente en Juan Martín, se nota cierta entrega cuando los trámites lo desfavorecen, pero ayer eso no ocurrió. Siguió concentrado, buscó, y buscó. Y eso es perseverar, seguir con ahinco hasta donde se pueda, sin ahorrar recursos.

También dejó varios mensajes. Uno de ellos, es que esta cada vez mas en sintonía con el Delpo ’09. Recordar, que tras hacer un gran papel en Roland Garros ese año en semis ante Roger, luego le ganó la final en Nueva York en el US Open. Y con una imagen bastante parecida, entregandose por entero y buscando. No olvidarlo.

Otro, es que esta avisando a los de arriba que ya pide pista, para que en 2013 sea su nuevo año de logros. Ojo, que de eso debe tomarse nota. Los cuatro top mas Ferrer, son quienes hoy lo pueden, pero será cada vez mas con mayor dificultad. Un tal Roddick debió tambien necesitar en cesped un set larguísimo antes de caer ante Federer en 2010 en la final.

Y por si fuera poco, su actuación de semis, editó un manual de como jugarle a Federer para enloquecerlo, aún fallando en el intento.

Tambien hay algo seguro. En este nivel, Juan Martín se encontrará ante Federer, Djokovic, Nadal, Murray y Ferrer en instancias de QF o SF, y ya tendrá que tener mas aplomo para sobrellevarlos, de aqui en mas. Asi dispuesto, sus choques con ellos serán mas asiduos y nos acostumbraremos a verlo en instancias mas decisivas. Y ese roce de nuevo, le dará confianza.

A veces mi neurona no descansa, pocas, y esto es lo que me entretenía en mi análisis mientras conducía, con fondo musical de Baglietto y Fito en el audio del coche, imaginando lo q escribiría en la nota.

Mañana Delpo se juega la medalla de bronce, mas descansado, y con Franco Davin poniendo paños fríos al viernes que ya fué. Y asi jugando, creo que Djokovic, estará algo mas atento.

Su papel en los JJ.OO. lo ha cumplido de acuerdo a las expectativas, auque el oro todos lo deseen y el ha hecho mérito para poder pelear por él. Pero su entrega, empeño, y sacrificio mostrado ayer llena a todos.

Aguante Delpo, siga, que usted puede …

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *