El sueño hecho realidad para Pico

Cayó de espaldas por cansancio y pura felicidad, empezó a llorar de alegría, lo que hizo hasta sentarse en su silla después de subir en las gradas para abrazar su equipo, un abrazo muy emotivo.

Juan Mónaco no solo registró su mejor resultado ATP tras ganar el ATP-500 de Hamburgo: a partir del lunes, estará por primera vez en el Top 10, uniéndose a su compatriota (y otro tandilense) Juan Martín Del Potro.

El duro camino de la consistencia …

Todo empezó aproximadamente en el mismo período del año pasado, aunque puedo decir con seguridad que ha sido en sus sueños desde el principio. El saque, poquito a poco, estaba más confiable, igual que su derecha. Desaparecidos casi completamente fueron los remates faltados que eran un tema de burla para muchos aficionados, porque se veían tantas veces.

Así había arrancado el camino de Juan Mónaco hasta la consistencia. Porque la consistencia estaba el punto débil del juego de Mónaco, igual a los nervios que le tomaban en algunos momentos claves y que le costaron algunos partidos y un par de títulos.

Sin embargo, si hay una cosa que decir del tandilense, es que él es uno de los jugadores más trabajadores de la ATP. El año pasado, rodeado de su amigo Mariano Zabaleta y del español José Manuel "Pepo" Clavet, empezaron a trabajar en la mejora de algunos de los más débiles aspectos técnicos de su juego: su saque y su derecha, aspectos que comencemos a ver en la gira norteamericana y que le llevaron a la final en Valencia (perdió con Marcel Granollers).

Durante la pretemporada, Pico hizo un cambio en su equipo y empezó a trabajar con un nuevo entrenador, Gustavo Marcaccio, siguiendo trabajando con el resto de su equipo habitual (fisioterapeutas, etc.), para ayudarle a seguir mejorando y con el objetivo de volver a los 15 primeros, lo que hizo cuando derrotó al n º 10 del mundo (en este momento) John Isner para ganar el torneo de Houston, su segundo título del año.

Ganando su primer título en cuatro años y medio en Viña del Mar (vencio a Carlos Berlocq), Mónaco cortó una racha de siete derrotas en finales, una victoria que le dio un gran impulso de confianza, que lo llevó a hacer su segunda semifinal de Masters 1000 en carrera en Miami, tras derrotar al ex número 1 estadounidense Andy Roddick y luego al n º 8 del mundo en este momento, Mardy Fish, antes de perder en semis ante el eventual campeón Novak Djokovic.

Conocemos el resto de la historia: la lesión de tobillo sufrida durante su partido de primera ronda en Montecarlo, tras su titulo en Houston, su regreso dos semanas antes de lo previsto, en Roma, cuando casi derrotó al campeón defensor Novak Djokovic en la tercera ronda, su mejor Roland Garros desde el año 2007, una buena faena hasta R3 en Wimbledon, su tercera final de la temporada en Stuttgart (perdió con el serbio Janko Tipsarevic).

… hasta el Top-10

Lo que llama la atención en la temporada de Juan Mónaco no es sólo que él está viviendo los mejores momentos de su carrera, pero también esta consistencia recién descubierta, esta confianza desbordante en su juego y capacidades, y la creencia de que podía ir hasta la realización de su sueño de ser un Top 10, lo que hizo hoy, cuando ganó su tercer título de la temporada, derrotando el resurgimiento veterano Tommy Haas, por 7-5 y 6-4, en la final del torneo ATP-500 de Hamburgo.

Con una combinación de un trabajo muy duro, el profesionalismo, y la creencia, fue finalmente capaz de poner una marca al lado de su sueño y el objetivo de entrar finalmente en el top 10.

Todo a su tiempo

Para ilustrar el difícil camino hacia el top 10, y todo lo que hizo por al fin llegar a este punto (bueno, cuando el texto fue escrito, estaba a punto de hacerlo y no se sabía si llegaría o no), creo que no hay mejores palabras que las que mi amigo (y colega) Diego Amuy ( BATennis ) escribió después del triunfo en semifinales de Mónaco:

“En Hora Pico

28 años de trabajo, de ser profesional con la prensa, educado y ubicado.

28 años de creer en uno mismo, de bajar la cabeza cuando las cosas no salen, pero levantarla inmediatamente para ir a entrenar.

Siempre con respeto, con altura, siempre con una sonrisa y sin creerse más que nadie.

28 años de un esfuerzo constante y de una carrera impecable en una era de tenis galáctico.

28 años, algunos meses y, a un partido tal vez, de formar parte de los diez mejores tenistas del planeta.

Con esfuerzo, dedicación, humildad, haciendo bien las cosas y rodéandose de gente capacitada…
Los sueños pueden hacerse realidad.

Grite Sr! Saque las emociones contenidas, es todo suyo Juan Monaco
Suyo el momento, el lugar y lo tiene todo más que merecido…

Sean Bienvenidos a la "Hora Pico".”

Pueden leer el texto original (aquí copiado), en la página Facebook de BATennis.

Él lo hizo todo en su propio tiempo y sin dudas cosechado los frutos de su arduo trabajo!

Y sin embargo, sigue siendo subestimado

Sin embargo, lo que más me impresiona, en lo personal, es como Mónaco sigue siendo subestimado entre un montón de aficionados y analistas del deporte. Hice esta observación y en el Abierto de Francia (post en inglés), cuando fue visto como el desvalido antes de su partido contra el jugador de menor ranking que él, Milos Raonic, y la observación sigue siendo hoy y, si es posible, más cierta que nunca.

¿Cómo es eso? Al ver cómo sus logros son despreciados por muchos.

Como he mencionado en el post, así como lo hice al principio de este post, lo que Juan Mónaco ha logrado hoy no es una coincidencia, ni es el signo de una debilidad en el Top 5-20.

Desde el principio de su carrera, ha demostrado el potencial de ser por lo menos un fuerte Top 15, con la posibilidad de entrar en el top 10. Luego vinieron las lesiones y la inconsistencia.

Sin embargo, si hay una cosa que decir sobre él, y sólo una, es que nunca bajó los brazos y seguí trabajando duro y aun más duro, hasta que empezó a alcanzar su nivel.

Él y su equipo sumaron muchos toques agresivos en su juego defensivo por lo general, mejoraron aún más su saque y su derecha. También, Pico llegó a ser más paciente, esperando su momento durante cada punto y, si es posible, aprendió a luchar aún más que antes. La madurez también entró en juego (después de todo, tiene 28 años).

Seguro, él no tiene un buen récord contra el top 4, especialmente frente al Top 3. Sin embargo, esto puede decirse de la mayoría de los jugadores en el Tour, ya se trate de top 10, top 15, top 20, etc.

Este hecho no hace menos el merito de Pico, no tampoco una incongruencia en el top 10. Por cierto, los rankings están ahí, pero es el mismo para todos los jugadores. Al día de hoy, Mónaco se pone cerca del 11 º en la ATP para el año 2012, a partir de mañana, con tres títulos y dos victorias contra jugadores Top 10.

Mirando estos números, creo que tiene aún más sentido para entender cómo es posible para él de unirse al grupo de élite de los 10 mejores jugadores del mundo. Mirando a su juego encima de eso hace dudar aún menos.

La primera parte del trabajo se lleva a cabo para Mónaco: ingresar el top 10. Ahora viene otra parte difícil: mantenerse en él. Estoy bastante segura de que puede hacerlo, sobre todo si continúa mejorando la forma en que ha estado haciendo durante el último año.

Por ahora, sólo podemos felicitar a Pico de lo que logró, para la realización de su sueño, y felicito a él y a su equipo por el gran trabajo que están haciendo día tras día para asegurarse de que puede ser, y siguen siendo, entre la elite del deporte.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *