Análisis : Roger y Andy con mucho en juego.

Faltan una horas, unas pocas horas para que algo grande vaya a ocurrir, eso esta asegurado. Si, en un duelo deseado por muchos, casi todos aseguraría, el segundo en preferencias después del que podrían haber sostenido el mismo Federer ante Nadal, el choque ante el local Andy Murray, por parte del suizo, era el mas esperado sin lugar a dudas.

Pero hay varios motivos para que ello ocurra, por parte de Roger como de Andy.

Es que Murray, el primer tenista británico que alcanza la final de Wimbledon en los últimos 74 años ( desde 1938, cuando Bunny Austin cayó en la definición ante el estadounidense Don Budge, ningún británico llegaba a la final ), se enfrenta este domingo al suizo Roger Federer, ante el que tiene récord positivo: ocho victorias contra siete, y encima llega en un gran nivel. En tanto que Federer accede clasificado por octava vez para el encuentro decisivo en la pista central del All England Club, más que cualquier otro tenista en la historia.

Son dos imagenes distintas, la de una leyenda por un lado, y la de un nombre que puede ser histórico para los ingleses tras Fred Perry en 1936. Por eso, hay mucho en juego en ambos.

A sus casi 31 años, Federer aspira a conquistar en Londres su séptimo Grand Slam sobre hierba y a desbancar al serbio Novak Djokovic como número uno del mundo. Son dos premios, inmensos, que lo jerarquizan aún mas en el escenario tenistico mundial. Federer, a sus 30 años, goza de buena salud, muy buena. Cuando muchos hace dos años lo estaban jubilando en medio de la nueva pelea por el liderato entre Rafa y Nole, él, supo esperar agazapado y preparado. Y esta cumpliendo.

Precisamente hace un año aqui mismo, Djokovic se llevaba el n° 1 de Nadal. Y casualidad o no, en el mismo escenario, puede ocurrir lo mismo que en 2011, nuevo líder, pero viejo conocido.

Roger además, va por dos nuevos records de un amigo suyo. Dos récords en posesión hasta ahora de uno de sus ídolos, el estadounidense Pete Sampras: Siete títulos de Wimbledon y 286 semanas como número uno del mundo, que luego puede ampliar aún más.

El suizo no gana un gran torneo desde principios de 2010, cuando se impuso en Australia, y se clasificó para su última final a mediados de 2011, sobre la tierra batida de Roland Garros."Incluso después de caer el año pasado en los cuartos de final de Wimbledon, nunca he dudado de mí mismo. Fue duro aceptar aquella derrota pero, por fin, vuelvo a estar en la final", sostuvo el suizo tras doblegar a Djokovic en semifinales.

La lógica, que no siempre es una gran aliada, indica que el suizo lleva las de mayor posibilidades, y si llueve, con techo cubierto, la cosa se inclinaría en su favor, siempre y cuando el desarrollo asi lo permita.

Pero también habrá otro actor necesario, e imprescindible que aportará lo suyo, y mucho, en caso de ganar mañana en el All England.

Y ese es Murray, heredero natural de Tim Henman y cuatro veces consecutivas semifinalista en Wimbledon, que este año ha sabido aprovechar la ausencia de Nadal en la parte baja del cuadro para plantarse por vez primera en el último encuentro del campeonato. Claro, el no tiene la culpa que Rosol haya jugado el partido de su vida, pero en esta oportunidad, facturó esa chance ajena a él, y llegó con legitimidad a una final, a la que amagó con persenciar en al menos cuatro veces.

El tenista de Glasgow alcanza su cuarta final de Grand Slam (ya había jugado el último encuentro en Australia ’10 y ’11 y en US Open ’08), y luchará para levantar su primer título en un gran torneo. Considerado por casi todos una pieza inamovible entre los cuatro fantasticos, junto a Nole, Rafa y Roger, es el único que no ha gando un GS de todos.

Murray ha ganado 349 partidos y 22 finales individuales en su carrera, pero nunca una de Grand Slam, en parte debido a la presión a la que le somete el público británico, que ve en él al único tenista capaz de dar una alegría a un país que sufre una seria sequía tenística.

Es una mochila que ha sufrido y mucho hasta ahora, y mañana observaremos hasta dónde la puede sostener, si el público ayudará en su gran momento deseado por él, o servirá para que no logre plasmar lo que se le viene reclamando. Su cabeza dirá si puede sostener un desarrollo adverso, en caso que se diera, y allí deberá mostrar pasta de campeón.

Federer se imagina que jugar de local puede ser más una desventaja que un aliento para el británico y espera aprovechar la ocasión: "Siempre he dicho que, en cualquier país, me encanta jugar con el héroe local, y eso es exactamente lo que Murray es en Wimbledon", dijo el suizo.

El escocés, por su parte, trata de sacudirse la presión y, tras superar al francés Jo-Wilfried Tsonga en las semifinales, el viernes, aseguró que no tiene nada que perder en la central del All England Club.

"No siento la misma presión que si jugara contra otro tenista porque Roger mantiene un récord en Wimbledon en los últimos diez años impresionante. La verdad es que no tengo nada que perder. Es un gran desafío, un partido donde nadie espera que gane pero en el que, si juego bien, puedo lograr la victoria", considera Murray.

La historia estará sacudida de todos modos mañana gane quien gane. Ella hará mas grande aún a Federer si cosecha su 7° major en el césped londinense, y también puede abrirse un capitulo nuevo si Murray consigue lo que nadie ha hecho ni tan cerca ha llegado, una final en casa.

También será el día en que si Murray lo hace, dejará de ser "escocés" para ser llamado británico de aqui en mas sin discución. Pero lo que es seguro también, es que todos, pero todos, veremos un gran tenis, sea quien fuere el vencedor.-

Wimbledon
Grand Slam
Londres, Inglaterra

Resultado en vivo

Singles – Semifinales
[3] R Federer (SUI) vs [4] A Murray (GBR) ESPN en vivo 10 hs de Argentina

Lo que dice Murray

"He tenido la experiencia de jugar contra Roger en dos finales de Grand Slam", expresó Murray. "Voy a aprovechar eso y aprender de mis errores y de las cosas que él hizo bien".

"Es un gran desafío, un partido donde nadie espera que gane, pero, si juego bien, puedo conseguir la victoria. La verdad es que no tengo nada que perder. El récord de Federer en Wimbledon en los últimos diez años es impresionante, no siento la misma presión que si jugara contra otro tenista".

"Es un gran desafío intentar ganar a Federer, espero que los aficionados me sigan apoyando como lo han hecho hasta ahora, han estado geniales" concluyó .-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *