Final abierto

Dos detenciones, dos momentos distintos, dos partidos distintos. Asi se vivió hoy en el Philipp Chatrier, los dos primeros tramos de la final de Roland Garros, entre el multiple campeon defensor Rafael Nadal y el n° 1 el serbio Novak Djokovic.

El español, nº 2 del ránking mundial de la ATP, pretende obtener el récord de siete títulos, siendo el máximo ganador desde la creación del torneo parisino sobre polvo de ladrillo y dejar el privilegio que comparte con el sueco Björn Borg, también seis veces campeón en la capital gala.

Por su parte, el serbio atrapará, en caso de un triunfo, conquistar por primera vez el Abierto de Francia y así completar el Grand Slam de carrera, es decir, ganar al menos una vez cada uno de los cuatro grandes campeonatos del tenis.

Hubo para todos los gustos, con la gente invclinada por momentos por Rafa, y en otros hacia Nole. Fervor, emoción, suspenso y tenis, mucho tenis en grandes dosis y de altísimo vuelo. Asi se puede describir lo que ha ocurrido hasta aqui entre los dos finalistas de esta edición 2012.

Luego de una interrupción por la lluvia, protagonista excluyente de la final junto a los jugadores, el partido se detuvo por segunda y definitiva vez tras tres horas de juego, cuando el marcador mostraba un 6-4, 6-3, 2-6 y 1-2, y la final quedó aplazada a mañana, lunes, a las 13:00 hora local, las 8:00 hs de Argentina.

El complejo de Roland Garros, inmerso en un proceso de modernización y de ampliación, tiene previsto que la pista central de Philippe Chatrier cuente con una cubierta retráctil en 2017.

Es la primera vez desde 1973 que la final no se puede completar el domingo.Entonces, el rumano Ilie Nastase se impuso al yugoslavo Nikola Pilic por 6-3, 6-3 y 6-0 el martes, ya que la lluvia impidió que el duelo se disputase el domingo y el lunes.

Pero el partido de hoy, mostró lo que la gente venía a ver. Tiros espectaculares, lucha sin cuartel, y emoción, y de la buena, a partír del tercer set, cuando Djokovic resurgió de la nada y le planteó lucha de igual a igual a Nadal.

Es que hasta ese entonces, Djokovic intentaba pero no podía. Con la iniciativa en el español, dificil iba ser para el serbio cambiar la tendencia. Muy confiado, lanzado y con una agresividad que daba miedo, Nadal tenía todo controlado y se llevó los dos primeros sets aplastando cualquier tipo de iniciativa que esgrimiera el serbio.

Djokovic no conseguia hacer daño, ni con su servicio, ni con sus tiros angulados, ya que todo lo que tiraba volvía sin descanso, frustrando cualquier intento, y por sobre todo, frustrándose el mismo.

Tras la primera detención, nada cambió, es mas, fue peor. Ya que Rafa quebró y se llevó el segundo set. Por Twitter decíamos entonces, y sin miedo alguno, que Djokovic no estaba en su día, y que al menos hoy, el serbio no iba a poder con el español.

Claro, en la medida que Rafa no cambiara. Algo que ocurrió. Empezó a ser desbordado una y otra vez y Djokovic retomó la confianza. Comenzó a creer en él mismo nuevamente, y se planteó otra lucha. Rafa había cedido increiblemente su saque, y Novak facturó esa diferencia, para llevarse el set y plantear otra contienda, distinta a la de los dos primeros parciales.

Nadal empezó a malhumorarse, ya no acertaba tanto, y se le venía encima Djokovic, hoy por hoy, el único capaz de ganarle en polvo de ladrillo. Y nuevamente cedió su servicio, con su rostro desencajado, sin respuestas, veía como Djokovic tomaba las riendas del partido. Hasta que la lluvia, de nuevo apareció. Y todo, todo se pasó para mañana.

En el mejor momento de Rafa, luego Djokovic sacó ventaja. Y en el mejor de Djokovic, ¿quién sacará diferencias? Mañana, temprano en latinoamerica y luego del mediodía en Francia, sabremos la respuesta .-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *