Tristeza Vai Sanar

Siguiendo con la canción que entonó Tito Vázquez al final de la rueda de prensa post-derrota con España, en Sevilla (Tristeza nao tem fim… la canción se llama A Felicidade) admito no coincidir con el título; si con la intención del improvisado interprete de suavizar la desolación que le produjo caer ante el mejor equipo del mundo en su tierra.

Tristeza nao tem fim, agora. Pero cuando el tiempo se adelante la sensación de Tito va a ser de tranquilidad. Debe ser de paz. Tito fue como el padre de la criatura que no logró su objetivo pero sí otros. Le aportó psicología al grupo. Eso es positivo

Modesto agarró un conjunto dividido, quebrado después de aquella fatídica final de Copa Davis en Mar del Plata (y le colocaremos un signo de perpetuidad al término).

Con un Del Potro que comenzaba a mostrarse como un jugador elemental dentro de la estructura y criticado por su decisiones de calendario y prioridades.

Con Nalbandian teniendo que salir a dar explicaciones por tales o cuales actitudes (que de hecho resalto que hablara porque no había quedado bien parado) y al mismo tiempo debiendo mantener sus dotes de líder nato y experimentado en la materia.

Con la partida de Luli Mancini después de una conferencia de prensa en la Feliz en la que ardió troya y hubo muchos trapitos que se disecaron al sol. Con todo este panorama, Tito embarcó…

El debut fue accesible, Holanda de local, los cinco puntos quedaron en Parque Roca y a otra cosa. La fase siguiente iba a ser más dificultosa con la Republica Checa, en el Cez Arena de Ostrava y sin Nalbandian. A pesar que Del Potro hizo lo correcto y gano sus dos puntos, la serie quedó en Europa por 3-2.

En 2010 los escollos le trajeron arrugas al capitán; la primera fase fue con Suecia en Estocolmo, Nalbandian se vestía una vez más de héroe porque después de una lesión se bajó del avión prácticamente vestido y arrasó en el dobles junto a "Cebolla" Zaballos y después liquidó la serie en el último punto y a cuartos con Rusia.

En Moscú, también David llegaba algo “truncado” pero con la capa puesta llevó al equipo a otra semis con Francia, en Lyon. Ahí la Copa Davis 2010 se iba a chocar con un equipo duro y que nos eliminaría sin “peros” con un lapidario 5 a 0. Tito, aun así, con esa dura derrota a cuestas, continuó su camino hacia la unidad del grupo y en busca de la Ensaladera.

Este año fue fructífero

Este 2011 es historia reciente y conocida. Rumania y Kazajistán en casa con cómodas victorias. El resonante triunfo en Serbia ante el número 1° del mundo, Novak Djokovic y la final en Sevilla con España previo alejamiento de Tito como capitán del equipo.

Ahora bien, ¿qué le aportó Modesto Vázquez a este grupo? Clarísimo, la imagen de David consolando a Juan Martin ni bien terminó su partido frente a Nadal, cual coronara a España como ganador del trofeo, es un templado ejemplo de lo que persiguió Tito durante estos tres años.

Cuando asumió dijo que él no podía absorber lo que había pasado en Mar del Plata ni juntar a los muchachos para charlar de las divisiones que existían ya que eso sucedería en las citaciones subsiguientes y “si hay que algo que hablar, se hablará en ese momento, no antes”. Así fue, convocatoria va, convocatoria viene, Juan Martin y David recién coincidieron con Serbia en Belgrado, pero ya desde las declaraciones se notaba un aire de paz y “unión” que tranquilizaba.

Tito le dejó tranquilidad al grupo, aun con esa distancia generacional que existía, con el aporte de Caio Rivera (fundamental según las palabras del, hoy, ex capitán) hicieron del equipo argentino un lugar ameno para juntarse a pelear por un objetivo en común. Las lágrimas de Tito cuando terminó la serie y la emoción con la que se lo pudo ver en la conferencia de prensa en Sevilla hablan de un buen tipo, sensible y acongojado. Desolado. Pero que sabe que entregó todo por un horizonte.

Tristeza tem fim. Tristeza vai sanar.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *