Por muy poco

Que poco les falto. Fué una agran experiencia para ambos, y un buen proyecto a futuro en los torneos importantes, sin lugar a dudas. Es la sensación que dejaron tanto Eduardo Schwank como Gisela Dulko, en este US Open, opaco para ambos desde lo personal, y que inesperadamante les sonrío desde la sociedad entre ellos.

Eduardo Schwank y Gisela Dulko se quedaron en las puertas de consagrarse campeones, en el mismísimo estadio Arthur Ashe al caer anoche en la final ante los norteamericanos Jack Sock y Melanie Oudin, por 7-6 (4), 4-6 y (10-8).

El dueto argentino, octavo preclasificado del torneo, no pudo ante los norteamericanos en un 1 hora y 47 minutos de juego. Dulko-Schwank había llegado hasta esta instancia tras derrotar en primera ronda a los locales Coco Vandeweghe y Eric Butorac, en segunda ronda a la española Nuria Llagostera Vives y al belga Olivier Marach, en cuartos de final a la australiana Jarmila Gajdosova y el brasileño Bruno Soares y en semis a la pareja checa de Lucie Hradecka y Frantisek Cermak.

Dulko ganó este año el Abierto de Australia en doble femenino de pareja con la italiana Flavia Pennetta. Pero juntas en esta edición del US Open, no superaron la tercera ronda.

Eduardo Schwank en cambio, junto a Juan Ignacio Chela, llegaron solamente a la segunda ronda. Eduardo, estar retornando al circuito tras una molestia en su mano derecha, que lo ha tenido a maltraer en los últimos tiempos, y posterior a su gran actuacion en Roland Garros, disputando la final, en compañía de el colombiano Juan Sebastián Cabal.

La última conquista del tenis nacional en esta especialidad fue cuando Javier Frana y Patricia Tarabini se cosangraron campeón de Roland Garros 1996.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *