Otra baja de peso

No fueron buenas las noticias. Y la decepción fue en grande. En pleno precalentamiento, la morena norteamericana Venus Williams le dijo adiós a esta edición del cuarto Grand Slam, en un año nefasto para ella, sin lugar a dudas. Se suma a la otra baja pero de antemano, por lesión de la campeona defensora, la belga Kim Clijsters

En esta segunda ronda, la esperaba la alemana y favorita 22º Sabine Lisicki, que se quedó con las ganas de ganar pero en la cancha. Lisicki dijo que vió a Venus Williams en las canchas de prácticas y en los vestuarios, y esperaba enfrentarla. Pero luego se le informó del retiro. "Es una mujer muy fuerte y sé que volverá. Sería desafortunado si no pudiera hacerlo. Serena y Venus son jugadoras asombrosas y es bueno tenerlas en este deporte. Espero que vuelva", aseguró.

Y el bache entre las damas se hara notar. Por esa zona del cuadro femenino, la inferior, si vuelve a ganar Zvonareva evitará un duelo que prometía mucha adrenalina ante la mayor de las hermanas Williams, ya que Venus se dio de baja por una infección viral y así causó dolor en el público estadounidense.

"Recientemente me diagnosticaron con el Síndrome Sjogren, una enfermedad autoinmune que es una condición médica que afecta mi nivel de energía y me ocasiona fatiga y dolor en las articulaciones", señaló Venus Williams, mediante un comunicado.

Venus, de 31 años, se retiró de dos torneos en cancha dura este verano, debido a un virus. Así, la ex líder del ránking mundial sigue sufriendo problemas físicos que le quitan continuidad en el circuito. La norteamericana, además de sus dos títulos en el US Open, se impuso cinco veces en Wimbledon. En Nueva York participó en 12 oportunidades y en 8 alcanzó al menos las semifinales.

Para Venus, que esta vez no fue preclasificada en este Grand Slam, iba a ser un duelo difícil, ya que Lisicki le ganó una vez y están 1-1 en los choques personales.

"Disfruté jugar mi primer partido aquí y desearía continuar, pero por ahora no puedo", dijo Williams en el comunicado, difundido por los organizadores del torneo. "Estoy agradecida por tener finalmente un diagnóstico y me concentro ahora en mejorar y en volver pronto a las canchas", afirmó.

De acuerdo con la página de internet de la Fundación del Síndrome de Sjogren, el padecimiento es de índole crónica y autoinmune. Cuando se presenta, los glóbulos blancos atacan las glándulas humectantes de la gente. Entre los síntomas comunes se incluye resequedad en los ojos y boca.

Venus Williams llegó al Centro Nacional de Tenis Billie Jean King horas antes del comienzo de su partido y trató de calentar dándole algunos golpes a la pelota. Poco antes de las 17, abandonó el lugar, con un suéter blanco y pantalones morados. Los reporteros le preguntaron si haría declaraciones y ella movió la cabeza para responder negativamente, se subió a la parte posterior de un vehículo utilizado para transportar a los participantes en el torneo, y se marchó.

"Todos vinimos con la expectativa de que ella jugaría. Se había preparado para jugar su partido", dijo Carlos Fleming, agente de la mayor de las Williams. "Sólo espero que esté bien, saludable y que mejore", agregó.

Venus cayó hasta el 36° lugar del ránking después de tener poca acción en el último año. Desde 2010, cuando llegó a las semifinales del US Open, la norteamericana disputó apenas 11 encuentros y la WTA prevé que su lugar en el escalafón caerá por debajo de las 100 primeros.

"Simplemente me faltaba energía y no podía jugar al tenis profesional", reveló el lunes pasado Venus. "Era decepcionante, porque tenía grandes planes para este verano a fin de mejorar mi lugar en el ránking. Perderme todos esos puntos fue definitivamente devastador. Tan sólo perderme tanto tiempo de la gira me rompió el corazón, pero estoy emocionada por volver".

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *