Dulko esta por el buen camino

La argentina Gisela Dulko, que se clasificó para octavos de final de Roland Garros tras derrotar a la australiana Samantha Stosur, finalista el año pasado, se planteó no disputar el Grand Slam de París para ver el nacer a sus sobrinos Myla y Teo.

"En un momento llegué a pensar en no jugar Roland Garros", dijo la argentina, que se definió como una persona "muy apegada a la familia". Por eso, al terminar el encuentro e igualar su mejor resultado en París, desplegó una toalla en la que podía leerse: "Para Myla y Teo. Valió la pena. Los amo".

Anoche, cuando llegaran las buenas noticias desde una sala de parto al otro lado del Atlántico y las fotos de sus nuevos sobrinos, Dulko estuvo pensando en cómo tener un gesto hacia su familia y se le ocurrió la idea de mostrar un cartel dedicándoles la victoria a los recién nacidos.

Al llegar al complejo de Roland Garros, decidió utilizar una toalla como soporte de su mensaje, aunque se ocultó para que nadie la viera escribir la dedicatoria, por si perdía.

"No quería que ninguna jugadora me viera. Me puse en el baño, escribiendo encima del inodoro", comentó una sonriente Dulko, que reconoció que cuando perdió en la primera ronda en el torneo de Roma frente a la checa Iveta Benesova se planteó sacrificar Roland Garros para estar con su familia.

"No estar en Argentina hoy fue muy fuerte", dijo Dulko, que explicó que "anoche estaba desesperada" hasta que pudo hablar con su hermano y empezaron a llegar las fotos de sus sobrinos, lo que le hizo quedarse despierta "hasta muy tarde".

Sobre su partido, en el que doblegó a la australiana por 6-4, 1-6 y 6-2, la bonaerense de 26 años destacó que el catalizador de la victoria fue su intenso inicio de partido. "Jugué muy bien al principio. Intenté ser muy agresiva y lo hice muy bien (…). Empezar así fue la clave", resumió.

El encuentro "tuvo algunas idas y vueltas", con una gran primera manga para la argentina, un contundente segundo set para la australiana y un tercero en el que Dulko supo mantener la concentración y cerrar "un partido bárbaro contra una finalista el año pasado".

"Arranqué jugando muy bien", después "ella se fue sintiendo más cómoda" y "el segundo set arrancó distinto. Quizá bajé un poco mi intensidad. Con jugadoras así bajas un poco y te ganan 6-1. Pero me mantuve muy bien para ganar el partido. Jugué muy inteligente con mi saque", dijo.

Una de las claves del duelo, además de controlar los nervios con una rotura de saque en contra, fue subir a la red para atacar los puntos.

"Me da mucho resultado cuando (…) logró definir los puntos en la red así que tengo que hacerlo mucho más", analizó la argentina, que nunca había disputado un encuentro en la pista central Philippe Chatrier, una cancha que le sorprendió "por lo grande que es".

Su rival, que se dijo "decepcionada" por la derrota, reconoció que Dulko jugó "muy bien desde el principio" en un encuentro en el que "las condiciones era muy duras para las dos", debido a las condiciones climáticas en un día ventoso, con cielo cubierto y unos 17 grados Celsius de temperatura.

"Dulko dictaba los puntos y yo necesito hacer eso" para ganar, explicó Stosur, que indicó que no está sorprendida de lo agresiva que se mostró la que fue su verdugo.

En octavos de final, la argentina se enfrentará contra la francesa Marion Bartoli que venció a la alemana Julia Georges por 6-3 2-6 y 6-4.

Además, la argentina está clasificada para esa misma ronda en el cuadro de dobles junto con su compañera italiana Flavia Pennetta.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *