Con fundamentos

Juan Martín Del Potro ya no avisa mas. Esta de regreso en el circuito grande. Hoy tuvo enfrente al campeón defensor y a un rival de cuidado y top-20 del ranking ATP, como lo es el croata Ivan Ljubicic, al que venció en tres sets por 5-7, 6-4 y 6-2 tras dos horas y 38 minutos.

Sus ocho aces y el 81 % de puntos ganados con su primer servicio, además de aprovechar 4 de 5 quiebres, fueron claves. Lo hecho por Del Potro abre definitivamente y por completo su cuenta corriente.

Un mal comienzo, en el que tranquilamente pudo haber sido suyo el primer set, mostró cierta flaqueza que lo pagó caro, cediendo el primer parcial. Precisamente en él, el revés de Ljubicic la daba buenos dividendos al campeón defensor, y lo tuvo a mal traer al argentino.

Todo el trámite fué parejo, hasta el 5-5 iguales, donde todo, absolutamente todo era parejo para ambos. 50 puntos en juego hasta allí con 25 para cada uno, y nada que discutir. Pero, allí fué cuando la Torre no tuvo la tiza fina en su raqueta. El croata quebró por primera ves en el match, mantuvo su servicio y tras 55 minutos se llevo por 7-5 el primer set.

En el segundo, Juan Martín salió a jugarse el todo por el todo. Y comenzó de movida quebrandole al calvo, que empezaba a dar muestra de irregularidad. De todos modos, al tandilense no le sobraba nada, y otorgaba chances de break, que Ljubicic no sabía capitalizar para su cosecha, y que le impedía alcanzar en el marcador a Del Potro. Cada uno mantuvo su servicio, con mas trabajo para Juan Martín, siendo sincero, pero suficiente para llevarse el set y empatar en parciales, tras otros 55 minutos, en 6-4.

Pero en el tercero, la actitud cambió aún mas, y Ljubicic no tuvo respiro. Lentamente se fué desdibujando y cayendo en la telaraña del argentino. Juan Martín lo esforzaba para que defendiera al máximo de su potencial, martillaba con su drive sin darle respiro para que siquiera piense en atacar en algun momento. El revés del croata ya no funcionaba como en el inicio y su ánimo empezó a decaer. Sus tiros no eran mas efectivos, y el argentino se lo hacía saber con sus devoluciones cada vez mas pesadas, y tantos para "el cuadrito", como una volea de espaldas que tuvo quizás algo de fortuna (ver en el video a los 55 segundos), y mas tarde en otro punto colocó una volea en la red exquisita, con 100% de concentración  y decisión.

Dos quiebres bastaron para imponer su potencia, ir de menor a mayor. llevarse el match, instalarse en tercera ronda, bajar al campéon defensor y 14º favorito. ¿Algo mas?

La próxima cita del tandilense será una de las sensaciones de este año, el ucraniano Alexander Dolgopolov, de tenis extraño pero efectivo este año, menos en Buenos Aires donde fué eliminado por José Acasusso.

Lo positivo, es que Juan Martín ya no avisa mas que esta de vuelta, solo con su presencia basta. Y no es poco .-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *