Murray repite final en Melbourne

El escocés Andy Murray se clasificó para su segunda final consecutiva del Open de Australia después de vencer al español David Ferrer por 4-6, 7-6 (2), 6-1 y 7-6 (2) tras 3 horas y 46 ‘ de juego en un choque disputado por la semifinales, ante un numeroso público que disfrutó de un duelo en el que ambos jugadores dieron todo para llegar a la final. Ahora el británico irá por el serbio Novak Djokovic, verdugo de Roger Federer en la otra semifinal en el día de ayer.  
 
La  final  se jugará en la madrugada del domingo ( 5:30 hora argentina ) y televisará ESPN en directo. El historial favorece al serbio Djokovic 4-3, aunque Murray tiene el plus de imponerse en los tres últimos encuentros entre sí, los dos más recientes en finales de Masters 1000, en Cincinnati 2008 y Miami 2009, y sin perder un set.

Ferrer arrancó a todo vapor
 
En el inicio  el español estuvo muy firme con el servicio y haciendo de su derecha un arma poderosa. Sin embargo, el alicantino metió un break en el séptimo juego, lo que hizo despertar al nº 7 del mundo para ganar la primera manga haciéndose con tres juegos consecutivos. Murray estaba muy  irregular y navegaba entre los errores con su derecha y los golpes ganadores con su potente revés a dos manos.
 
Ferrer tuvo su momento en el segundo set, cuando después de haber conquistado el primero estuvo a un punto de sumar el segundo parcial. Fue cuando el escocés tiró un saque imposible y frustró las previsiones del español.

Hasta ese momento, Ferrer dio lo mejor de sí. Mantuvo un cara a cara con el británico, desenfocado y falto de concentración en cuanto su rival le daba una respuesta. El español respondió bien a cada ‘break’ del escocés con otro de su lado. Murray tuvo en su mano tomar ventaja con 3-3 y un 15-40 que el alicantino remontó. Luego, crecido, rompió en el noveno y se quedó con el set.
 
Ese set no ganado por el español, significó un antes y después. El tren de la victoria pasó por Melbourne y Ferrer no se animó a subirse.

Y en el tercer parcial el físico del ibérico comenzó a mostrar signos de cansancio. Un resurgido Murray, a quien comenzó a funcionarle todo: su derecha, los globos defensivos y su revés cruzado, pero sobre todo su servicio, marcaban el ritmo del partido y el camino a seguir. Un contundente 6-1 que parecía terminar de hundir al español.
 
Cabe recordar que Ferrer venía de ganar el torneo de Auckland y no tuvo mucho descanso para prepararse para el primer Grand Slam del año. Además ganó un gran partido ante nada menos que el nº 1 y compatriota, Rafa Nadal y en sets corridos, condimentos para agrandar aún más el momento que vive el oriundo de Alicante que a partir del lunes próximo será 6º en el ránking ATP.
 
Y en el cuarto set pese a levantar un 0-2, Ferrer siguió dando batalla pero ya la movilidad no era la misma, y la cuarta manga se definió como en el segundo set, en un tiebreak en el que el escocés dió muestras claras porqué es uno de los mejores del mundo en su devolución como en su magistral tenis.

Ahora, se viene una gran final entre Djokovic y Murray, los mejores de Australia hasta aquí irán en busca de un título que abdicó el "Gran Roger"  y que puede significar el punto de partida para aspirar al reinado tanto del suizo como de Rafa por el nº 1 del mundo.

Para el serbio, puede significar volver a ganar su segundo GS ( el anterior fue hace 3 años ante el francés Tsonga) y para Andy su primer Major, tras su malograda final hace un año ante Federer .

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *