No hay con que darle

Suponer que Roger Federer es de este planeta, a esta altura no queda mas remedio que creerlo. Un jugador que ya ha quedado para la historia, con este AO 2010 o sin él, da margen para algunas conclusiones.

Ganar un Grand Slam, se sabe, es tarea poco sencilla y mas que dificultosa, y no por aguantar 7 partidos en dos semanas, sino por afrontar cuadros complejos, lesiones inesperadas y cada mas frecuentes calendarios apretados, etc.

Aunque Davydenko diga que el suizo no desayuna o comparte con sus colegas, no lo hace distante. Al contrario, convocó a sus pares para hacer beneficencia con las víctimas de Haití (en Sudáfrica ayuda a niños por intermedio de su fundación y con su presencia, dirigido por su madre que se encarga de ella) y otra vez demostró que es convocante y solidario. Pavada de gesto.

Lo de el amigo Federer es cosa seria. Ganar dieciseis veces torneos de Grand Slams es mas que un récord. En esa lista de torneos solo dos jugadores han tenido el privilegio de amargarle la fiesta y hasta hacerlo llorar (ahí demostró que es humano) al mismísimo nº1 actual. Hablamos de Rafa Nadal y Juan Martín Del Potro .

Que Murray esta cerca de ser lo mejor de Inglaterra desde Fred Perry sin olvidar a John Lloyd y Tim Henman, por nombrar los mas notables, es cierto y ya los ha superado, sobre todo por actitud, tenis, estrategia y juventud. Pero el golpe de gracia para los majors, no lo ha conseguido todavía. Suma decepciones en ese sentido, pero ya le llegará, alguno o varios va a ganar.

En el escenario actual, de calendarios apretados y físicos extremadamente expuestos al trajin, el escocés (hoy mas que nunca porque perdió) junto a Del Potro son el recambio cantado. Agregarle a Cilic es apropiado, y tener en cuenta a Rafa pero con pinzas por sus continuas lesiones estaría bien. Ya el español esta sintiendo los golpes de su físico rebelde ultimamente. Djokovic esta aburguesado, y parece quedarle más cómodo su lugar entre los top-5 o top-10 que de ser alguien que deje huella.

Y en eso, hasta en eso, el suizo saca ventaja de manera natural, un privilegiado por cierto. Sin lesiones, sin contratiempos, y cuando advierte algún cansancio o peligro físico, solo decide parar y recargar pilas. También es un nº1 allí, en prevenir y agendar calendarios precisos (casi nunca juega Copa Davis), para sus intereses, su cuerpo y su mente. A la gira asiática del año anterior no fué, preservando su integridad y poco le importó al parecer, lo que pudieran decir Nike, Rolex o Wilson y los organizadores de los torneos. Genera gran respeto y admiración hasta entre sus sponsors. ¿ Hace falta decir mas ?

Disfrutémoslo y aprovechemos. Hoy me levanté a las 5 AM de Argentina para ver la final, y no me arrepiento. Y si usted también lo hizo, cuéntemelo y digame que piensa ( o escriba su comentario al pié ) o siente al ver a este monstruo, seguramente coincidirá conmigo.- 

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *