Ningún cuento chino

La belga Justine Henin y la estadounidense Serena Williams accedieron a la final del Abierto de Australia, al vencer a las chinas Zheng Jie por 6-1 y 6-0 y a Li Na por 7-6(4) y 7-6 (1) respectivamente.

Henin sin problemas

La ex nº1 tuvo un trámite casi sin despeinarse, mostrando su calidad, magia y nivel de alto vuelo, y en 50 minutos venció a la verduga de la rusa Maria Kirilenko. La "petite" jugará por tercera vez el partido decisivo en Melbourne ( en el 2006 cayó ante la francesa Amelie Mauresmo ). La belga ya fue campeona en el 2004, y trata de esta manera de emular en su regreso a Kim Clijsters, que tras su retiro volvió en un Grand Slam y lo ganó (US Open 2009) siendo un record total.

Serena complicada

Mientras que la fornida tenista americana la peleó ante la nº19 del mundo, vengó a Venus y en poco más de 2 horas irá por su quinto título en Melbourne. La máxima favorita aprovechó los nervios de su rival para quedarse con el duelo por 7-6 (7-4) y 7-6 (7-5), en 2 horas y 5 minutos. Fue un partido malo, con equivocaciones de los dos lados, pocos peloteos y nivel pobre, que finalmente quedó para la norteamericana, que igualmente desaprovechó cuatro match points a la hora de definir.

Es que Serena ya fue campeona en el 2003, 2005, 2007 (todos años impares) y es actual defensora ganando el año pasado ante la rusa Dinara Safina.

De esta manera será el 14º encuentro entre ambas, y el historial favorece a la actual nº1 por 7-6, escasa diferencia en realidad, siendo el último enfrentamiento en cuartos de Miami 2008 ganando en esa instancia la menor de las Williams.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *