Dulce venganza

El francés Jo-Wilfried Tsonga se impuso al serbio Novak Djokovic, en una repetición de la final del 2008 del Abierto de Australia, aunque esta vez venció el jugador galo por 7-6 (8), 6-7 (5), 1-6, 6-3 y 6-1 en tres horas y 52 minutos.

De esta manera "Alí" se tomó una dulce venganza de la final que perdió, la primera que ha disputado del Grand Slam, y lo hizo al ganar por segunda vez en su carrera un partido a cinco sets.
 
El primero fue en la ronda anterior cuando superó al español Nicolás Almagro tras más de 3 horas, pero ahora era el día justo como para tomarse revancha de aquella final y el oriundo de Le Mans no defraudó tanto al numeroso público francés que lo alentó durante todo el match como el australiano que apoyó a Tsonga que ahora amplió en el historial con Nole a cinco encuentros ante dos del serbio.

Djokovic tuvo un punto de set en la primera manga, pero lo cedió en el desempate. En la segunda, la batalla fue magnífica, palo a palo desde el fondo, y voleas espectaculares por ambos lados, pero el serbio pareció agotarse, y tras ceder el tercero abandonó la cancha camino de los vestuarios por un problema estomacal.

Sin embargo el nivel del nº 3 bajó y Tsonga aprovechó esta circunstancia para apretar más aún y ganar los dos siguientes sets en poco más de una hora, con 19 aces. "Nole" cometió nueve dobles faltas y cedió su saque ante el francés que ahora espera por  Federer, a quien considera "el mejor de todos los tiempos " Se han enfrentado solamente 2 veces y con un triunfo por lado ( 2008 octavos en Madrid y el año pasado igualó la historia el francés en cuartos de final en Montreal).

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *