Volvió a lo grande

Volver no es fácil. Y para Juan Martín Del Potro no es ninguna novedad. Su reencuentro en el circuito de manera oficial ante Feliciano López suponía alto nivel de tenis. En tres sets superó a su sombra de los últimos tiempos y se instaló en la segunda ronda aquí, el ATP-250 de Sydney, preparartorio para el primer Grand Slam del año, en Australia la próxima semana.

Dos potentes sacadores, y un encuentro que obligadamente hacía recordar el último del tandilense en Thailandia ante el español, con paliza incluida.

Esta oportunidad, es diferente. Dos primeros sets de alta tensión, sobre todo en el segundo, hicieron las delicias del público presente en la pista central. Si bien Delpo había sacado alguna luz de ventaja en el primero, en poco tiempo Feliciano se las ingenió para emparejar el trámite. Y llegaron al tie-break, y allí estuvo mas fino el sexto favorito del torneo.

En el segundo, Delpo no se amilanó y fue punto a punto el desarrollo, hasta caer otra vez en "los penales". Alternaron sets points del argentino con match points del toledano. Hasta que en el final desnivelo la "Torre" tandilense para regocijo del público y del tenis. A esa altura ya habían jugado casi 130 minutos y había que seguir regulando el físico, sobre todo para Del Potro, alejado de las competencias durante practicamente todo el 2010.

En el tercero nada cambió, con un emotivo y largo sexto juego en el que repartieron ventajas mutuamente, acumulando ya 17 aces del argentino contra 15 del español. Y aún mas, de los 224 puntos jugados, 109 eran para Feliciano y 115 para Juan Martin, en el game mas electrizante del match hasta ahí, con 3-3 y sin nadie que aventurara quien podía desnivelar en el trámite..

El tie-break parecía lo mas lógico por el desarrollo, con un octavo game interminable de nuevo. Y la lógica pura de rigor, que después de un game largo, se viene uno corto. Hasta que llegaron al duodécimo game con el español arriba 6-5 pero sirviendo Del Potro. Otra vez a la muerte súbita y a sufrir otra vez.

Allí fué que sacó a relucir su instinto asesino en el final del tercer tie-break del partido, se puso el peso al hombro y lo sacó adelante. De esta manera Del Potro superó sus propios miedos lógicos de un gran retorno ante un jugador que siempre le causó problemas ultimamente. Fué 6-7 (5), 7-6 (9) y 7-6 (3), y a la segunda ronda. Los 21 aces del argentino contra 20 del español con tan solo el 52% de los puntos ganados del total, dan cuenta de la paridad entre ambos. Pero hoy, Juan Martín aprobó mas que bien el exámen del operativo retorno.

Ahora lo espera en segunda ronda Florian Mayer, su último derrotado aquí en 2010. Seguramente esta alegría descomprime todos los nervios en él, y en su cuerpo técnico. Por ahora, a disfrutar del momento.

Bienvenido Juan Martín ! ! !

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *