Salí un rato y volví

No estuvo con la regularidad de siempre. Tuvieron que transcurrir 2 horas y 37 minutos para que el pase a cuartos de final estuviera asegurado. Asi, de esa manera Juan Martín Del Potro se impuso al austríaco Daniel Koellerer, con show aparte, y de esa manera comprometió su participación en la segunda semana en Nueva York.

Que fué lo que pasó? Ocurrió que el tandilense a partir del segundo parcial se fue de shooping, o vaya uno a saber ádónde y a hacer que.

Vamos a contarlo con algún detalle para que se entienda. En el primer set Delpo fué una máquina. En tan solo 28 minutos le dió a entender al austríaco que el no era el de la Petrobras de hace cuatro años atrás. Los números hablan por si solos, 78% de efectividad en el primer servicio, 5 aces, 3 quiebres sobre 6 posibles, un lujo.

En el segundo set hasta el 3-1 parcial había mas de lo mismo, pero a partír de alli Juan Martñin se relajó y se fué del partido. Se clavó en el marcador y Koellerer ganó todo lo que disputó, y el flaco que no reaccionaba. Distraído y desconcentrado no podía engranar en el match. El austríaco advirtió el desconcierto y aceptó la oferta gustoso. Se agrandó, se la creyó como le dicen. Y le salió bien. A pesar de los números se llevó el set y puso un  poco de su show propio al espectáculo. El argentino bajó a un 54% su servicio en el primero, aún aumentado 9 aces totalizando haste ese momento 14 en el partido.

Pareció repetirse la pelicula del comienzo del segundo en este tercero. Con 3-1 arriba Delpo ya habiendo quebrado, pero el desarrollo volvió a los dominios de el argentino. Siguió martillando, cedió un game inclusive, metió 9 aces mas para su cuenta personal y quebró dos veces mas para hacer tres en total. Estos números le bastaron para cerrar el parcial 6-3. Y se empezaba a ver que las pilas de Koellerer se estaban terminando y la oferta terminó, ya que Juan Martín despertó del sueño y regresó al partido.

El cuarto fué la película que todos vienieron a ver. Del Potro decidido a cerrar el pleito, y allí el austríaco se soltó para jugar un poco al tenis y nada más, y el cambio de velocidad y definición que propuso el larguirucho hicieron el resto.

Con un resultado final de 6-1 3-6 6-3 y 6-3, este encuentro mostró un trámite sufrido pero satisfactorio para el argentino. Que ya se metió en la segunda semana y por octavos de final, algo que muy pocos han podido lograr.

Ferrero será su próxima estación, han jugado en dos oportunidades y ha ganado el español, y veremos si será obstáculo para llegar a cuartos, dónde quizás lo espere Murray. Justo en la misma instancia en que se vieron el año anterior pero con victoria del británico.

Casualidades que le dicen .

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *