CONTUNDENTE

Era un duelo desigual. Sin lugar a dudas, por el momento que transitan ambos, por ranking, por peso individual. Como sea, nadie podía esperar un trámite diferente en el Louis Armstrong hoy por la tarde.

Es que se enfrentaban los dos tandilenses mas conocidos. Juan Martín Del Potro y Juan "Pico" Mónaco se veían las caras en un court oficial despues de varios años en Costa de Saouipe, con victoria de Pico en aquel momento. Otro momento.

El resultado es la fiel imagen, 6-3 6-3 y 6-1 hablan a las claras de las diferencias que hubo en el partido.

En el primer set Juan Martín comenzó con poco ritmo y curiosamente Pico le siguió el paso, y a medida que iban calentando motores ninguno se quedaba atrás en los peloteos. Conservaron sus saques hasta el cuarto game y tras 22 minutos se produjo el primer quiebre de "la torre" y en la primera oportunidad que tuvo. Mónaco acusó el golpe y nuevamente en el sexto se repitió la misma historia, aunque en el siguiente juego Del Potro se relajó y cedió el suyo. Falsa alarma, y nada cambió hasta finalizar el set, y tras 46 minutos 6-3 para el nº6 ATP.

En el segundo arrancó perdiendo su servicio Mónaco, aunque con otra imagen del anterior parcial, pero cuando llegó el quinto game entregó el servicio nuevamente. En el octavo Del Potro otra vez pareció regular y sin arriesgar tanto, lo que le valió ceder su juego pero sin riesgo de una levantada de su amigo. Y muestra de ello es la devolución del quiebre para ponerse 6-3 en el segundo, luego de desperdiciar ántes, dos oportunidades.

Ya en el tercer parcial del Potro se puso rapidamente 3-0. Alli Mónaco sacó a relucir toda la pólvora que le quedaba y en un largo game en el que tuvo tres chances de llevárselo no lo pudo aguantar y se terminó el partido. Trámite ligero el último game y a otra cosa. Final del match en tres sets, 6-3 6-3 y 6-1 tras dos horas pasaditas de juego.

Que dejó 

Del Potro otra vez demostró quién es y adonde apunta. Y no fué el del saque mortal y derecha pesada. Cómo en los últimos torneos va ir de menos a mas y brindandose de acuerdo a quien tenga enfrente. Y hoy Pico fue una sombra de lo que sabe dar. Aún teniendo buenas respuestas en algunas devoluciones y ritmo en peloteos largos, que no hubo muchos, pero nunca inquietó a Juan Martín.

Para colmo su codo estaba lesionado, aunque no pareció molestarlo, y siempre puede condicionarlo sobre todo de haber seguido con vida en este US Open. pero nada de eso pasó.

A la torre de Tandil le espera Melzer, que se sacó de encima al legendario Marat Safín hoy en cuatro sets. Y no hay que pensar en que el austríaco le pueda hacer daño alguno. No me hago la idea de que sea un adversario de riesgo. Pero el larguirucho está para mas y lo va a regular. Aqui son a cinco sets los partidos, y las chances de cerrar puntos importantes no hay que desperdiciarlas. Cuidar el físico para no repetir experiencias como la de Montreal, será el objetivo y la meta que se habrán trazado Franco Davín junto a Juan Martín.

Y seguramente el no apartarse de ella, es la receta .

Hablan los protagonistas

 

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *