Todo bien, Juan.

Este ATP 250 de Bastad en Suecia le va a traer buenos recuerdos a Juan Mónaco. Y la frase no es perogrullo ni mucho menos. Porque haber perdido ante Robin Soderling, este año finalista de Roland Garros y verdugo de Rafa, y de muy buen momento por estas épocas, no es cosa menor, y menos de visitante.

Nada que reprocharle y seguramente que reprocharse por el mismo. Va a subir algunos lugares en el ranking ATP (hoy esta 61º y andará alrededor del 50º) y pasará a ser mas real su lugar en el mismo, sin olvidar que supo estar nº14 hasta hace un año atrás y con méritos propios por cierto.

Pero vayamos a ver que ocurrió para que el sueco se llevara el torneo. Un primer set que rapidamente Soderling sacó diferencia en el primer servicio del argentino en el segundo game, en dónde era el amo y señor del juego. Mónaco no le encontraba la manija al partido y si al menos, pudo mantener los siguientes servicios suyos, cosa que no le alcanzó ya que no tuvo chances de quiebre por parte del sueco, y de esa manera no hubo otro resultado mas que el 6-3 logíco ya sin chances para él de torcer ese desarrollo.

Otro partido el segundo

Ya el primer game fue otra historia, Un Mónaco mas combativo y un Soderling algo mas errático marcaron otro rumbo del set. Si bien en este primer juego quebró nuevamente el local, ya no dió la sensación de dominio del primero. Pico no se quedó quieto y siguió buscando. Hasta el 3-1 todo estaba controlado con mucho mas sacrificio por parte de Soderling, pero el 4-2 para el sueco quebrando otra vez no iba a ser definitorio, de hecho estuvo cediendo tres quiebres que pudo levantar por muy poco. Muy por el contrario pareció encenderlo mas ahora a Juan que en un larguísimo octavo juego (en el anterior lo ganó en cero) torció a Soderling para en el noveno ponerse 5-4 . Y ahora ?

El finalista de París tuvo que aguantar una posibilidad de ceder el game ántes de ganarlo y ambos mentuvieron sus saques hasta el tie break final.

Ahí Pico cedió sus dos,primeros servicios y alcanzó a llevarse uno del sueco, pero no le alcanzó. El 7-6 (7-4) selló la suerte de ambos. Soderling ganando en casa y Mónaco con la tranquilidad que fué superado, por no mucho margen, pero con la tranquilidad de una buena semana y la escalerita subiendo en el ranking.

Nada mal para varios días de muchas emociones.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *