Murray-Roddick

El escocés Andy Murray, el número 3 del mundo, mantuvo vivas las ilusiones de todo Reino Unido al meterse por primera vez en las semifinales de Wimbledon tras borrar en 3 sets en la cancha central, por 7-5, 6-3 y 6-2, al español Juan Carlos Ferrero, ex rey del circuito, en una hora y 41 minutos.

A la Armada ya no le queda representante en las categorías individuales, tras la incursión sorpresa del jugador de Onteniente. Ferrero aterrizó en Londres gracias a una invitación especial de la organización, y logró convertirse en el primer Wild Card que se metía en la ronda de cuartos por primera vez desde que lo hiciera el croata Goran Ivanisec en el 2001.

Murray no es un jugador dado a los aspavientos pero admitió su satisfacción, si bien de forma comedida, tras concluir su pulso con Ferrero: "Obviamente, estoy contentísimo por estar en ‘semis’ por primera vez está bien y ojalá siga avanzando", comentó. Observó que ambos jugadores cometieron "muchos errores desde el principio" (un total de 29 mientras que el valenciano hizo 15) aunque señaló que él se tranquilizó "un poco" cuando se llevó el primer parcial. Es consciente de que le toque quien le toque en la próxima ronda -Hewitt o Roddick- será un encuentro "duro" por la "muchísima experiencia" que tienen ambos.

Hoy, con la Central claramente en contra -el grito de "come on Andy" como música de fondo-, el 70 del mundo en el ránking de la ATP, logró mantener la concentración durante un primer set que se mantuvo bastante igualado entre el valenciano y el escocés, este último convertido en el mesías de todo un país.

Murray, un hombre que en este primera set firmó 8 aces -mientras que el español conseguía sólo un saque directo en este parcial- y tan sólo cometió una doble falta, sorteó como pudo la alta temperatura registrada en la hirviente "catedral", ante la ola de calor declarada, para continuar su andadura por el All England Club.

En el set inicial dispuso de 3 bolas de break y rompió por primera vez el servicio de Ferrero, que jugó bien durante los primeros juegos, y al que una doble falta traicionó para dar la manga al escocés por 7-5. El relevo de Tim Henman esgrimió una derecha sensacional con la que firmó 18 aces -el valenciano solamente sumó 3- y marcó 49 winners, más del doble de Ferrero (20), al que hizo break en cinco ocasiones de las 10 bolas de ruptura que tuvo en su mano.

El español, despojado de presión, arrancó con energía su segunda prueba y ya en el primer juego rompió el servicio de su rival escocés. Las ganas de Ferrero chocaron, no obstante, con la energía arrolladora y los raquetazos de un Murray que logró dar un giro al marcador para terminar apuntándose este set, con 6-3.

A partir de ahí, Ferrero, un ex número 1 más que acostumbrado a los marcadores adversos, no pudo hacer mucho más y terminó claudicando en un nuevo parcial que se apuntó el de Dunblane por 6-2.

Ahora, Murray enfrentará al estadounidense Andy Roddick (6º), que en un partido espectacular venció al australiano Lleyton Hewitt en cinco sets por 6-3, 6-7 (10-12), 7-6 (7-1), 4-6 y 6-4.

Roddick trabajó mas de la cuenta

El bombardero de Nebraska jugó fiel a su estilo: muy firme con el saque, consiguió nada menos que 43 aces, algo que fue desequilibrante en su favor, sobre todo en los momentos finales del encuentro. A eso le agregó 78 tiros ganadores para derrotar a un rival que se mostró tan inspirado como en sus mejores épocas.

Es que Hewitt y Roddick jugaron uno de esos duelos que alimentan la nostalgia: de alto nivel, entre dos ex número uno del mundo, con tiros precisos, buenos passing shots, mucha entrega y alto nivel. El servicio fue predominante en todo momento, y aunque los dos tuvieron chance de romper su servicio, los quiebres no fueron tantos -como evidencian los dos tie breaks-.

La paridad del último set se rompió cuando iban 4-4, y ambos habían tenido tres chances para quedarse con el saque del otro. La batalla duró tres horas y 50 minutos. Ahora Roddick se las tendrá que ver con Murray, con quien está 6-2 abajo en el historial. Como agregado, el escocés le ganó el único duelo entre ellos en Wimbledon, en el 2006.

El único factor positivo del pasado reciente para Roddick en sus enfrentamientos con el británico es que le ganó el último duelo mutuo sobre césped, en Queens, el año pasado.(EFE)

La final de Doha

Este es uno de los encuentros últimos de ambos. La final de Doha este año.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *