Philippoussis, con la soga al cuello

Una de las estrellas del tenis australiano de la década del ’90, Mark Philippoussis, reveló que está sufriendo serios problemas financieros por una deuda considerable con una compañía financiera.

El jugador de 32 años, que llegó a jugar la final del US Open en 1998 y Wimbledon en 2003, está sufriendo “el momento más duro” de su vida dado que la Perpetual Trustee Company Ltd. le está reclamando 1,3 millones de dólares que no pagó por la hipoteca de la casa que posee en Williamstown, una localidad de las afueras de Melbourne.

El monto total que se le reclama al tenista, que comparte la vivienda con su madre, es de U$S 1.313.351,96 más intereses, costas y la posesión de la casa y ya la empresa lo amenazó con llevarlo a juicio.

 

Philippoussis, campeón de la Copa Davis en 1999 con su país, le dijo al diario australiano Herald Sun: "Las cosas son duras. Financieramente duras, Dios mío… pero lo más importante es mantener la calma mental. No voy a decir que estoy luchando con una depresión, pero durante los dos últimos años he estado preocupado e histérico por muchas cosas.”

 

“Algunos de mis amigos más cercanos saben que cuando estoy preocupado por algo o estoy mal, me cierro y me quedo en mi cuarto. Miro películas y no salgo de la cama. Pero me di cuenta de que lo que estoy haciendo no me ayuda. Necesito pensar y decir ‘OK, esta es mi situación, las cosas están duras, pero qué voy a hacer?’, agregó.

 

“Tengo grandes amigos atrás de mí, ayudándome y lo mejor es que aprendés rápidamente quiénes son tus verdaderos amigos,” comentó Mark, quien ya se vio obligado a vender un Lamborghini negro y un negocio de helados, así como también algunas casas que poseía en los Estados Unidos.

 

Es conocida su vida de playboy australiano, con novias de alto perfil y automóviles caros, pero admitió que todo eso lo llevó a la ruina: “He vivido una vida fácil, la que uno sueña. Y en ese momento, pensé que era normal, pero está lejos de ser normal.”

 

"Un montón de gente atraviesa tiempos duros en este momento y yo sólo estoy sufriendo como cualquier otro. Sólo tengo que levantar la cabeza y lidiar con esto. Es el peor momento de mi vida, pero también el mejor porque me di cuenta de que tengo mucho en la vida”, aseguró.

 

Luego de abrir una escuela de tenis con 45 chicos en Altona North, Mark espera competir junto a leyendas del tenis como John McEnroe, Pat Cash o Jim Courier para conseguir ingresos y disminuir la deuda: "No he jugado al tenis desde 2006 y el tenis es un deporte en el que si no jugás, no recibís ingresos”.



“No he cometido errores. No cometí ningún crimen tampoco. Soy alguien que no ha trabajado desde 2006 y estoy haciendo lo mejor que puedo. Es una situación difícil pero estoy lidiando con esto. Me estoy recuperando, no escapando,” concluyó.

 

 

 

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *