La primera vez

Al trotecito, al trotecito Juan Martín Del Potro se metió en la segunda semana en París. Claro, este Delpo no tiene nada que ver con el del año pasado, ha madurado, es top-ten y seguramente ahora lo van a empezar a mirar con mas respeto. Estos octavos de final le sientan muy bien, ha llegado sin perder sets y de menor a mayor.

Pero cuidado, que lo que le toca ahora no es nada sencillo, se trata de Jo Wilfred Tsonga, nada mas ni nada menos, y . . . en Francia ! Pero en la previa habría que decir que este Roland Garros, en el que nunca le había ido bien curiosamente al francés, lo muestra muy sólido también accediendo a octavos limpiando literalmente al belga Christopher Rochus con un triple 6-2, y previamente haberle ganado a Mónaco en cuatro sets.

En enfrentamientos personales entre ambos la ventaja es para el argentino 2-0, en el 2007 en New Haven por 3-6 6-3 y 6-4, y en la Masters Cup el año pasado 7-6 y 7-6 , ambas ocaciones en superficie rápida.

Pero volvamos a lo que ocurrió hoy y ver que es lo que se llevó ademas del triunfo. Un marcador de 6-4 7-5 y 6-4 en el que también llevó a 5-0 el historial con Andreev, a quien había vencido en el quinto punto de la semifinal de la última Copa Davis y también recientemente en la Copa Mundial por equipos en Dusseldorf.

Del Potro golpeó en los momentos justos y sacó dos sets de ventaja. En el último se le complicó un poco. Estuvo a punto de quebrar y quedarse con el partido, pero Andreev logró estirarlo a un game más para que Delpo sirviera para el match. Sin embargo, el final se alargó más de la cuenta: en el último juego, Juan Martín estuvo cuatro veces ventaja arriba y aunque pudo recuperarse, cometió dos dobles faltas que lo tuvieron al borde de estirar aún más el partido.

Finalmente luego de siete match points logró su objeivo y pasó de ronda. Llegar a octavos y meterse en la segunda semana en París. Nada mal .-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *