En Wimbledon, se va a jugar llueva o truene

Se acabaron las tradicionales demoras por lluvia en Wimbledon, tan famosas como este Grand Slam. No habrá más corridas ni incertidumbre en el All England Club por reprogramar partidos importantes ni demoras en la televisación. Todo esto es porque se acaba de inaugurar el techo rebatible en el court central, algo que era realmente necesario para terminar con el protagonismo de las precipitaciones que opacaban el Abierto inglés.

 

Con un evento que contó con la siete veces campeona Steffi Graf, su esposo Andre Agassi (ganador en 1992), el local Tim Henman y la belga Kim Clijsters, Wimbledon celebró la llegada de la estructura que tendrá su debut oficial el próximo 22 de junio, cuando arranque el torneo.

 

El techo, cuya construcción comenzó el año pasado, tarda diez minutos en cerrarse debido a que pesa unas mil toneladas, pero le toma entre 30 y 40 minutos al nuevo sistema de aire acondicionado hacer más agradables las condiciones de juego. Así, evita la condensación de agua en la parte interior del techo o la transpiración del pasto, lo que haría que los jugadores resbalen.

 

La intención de la organización es jugar con el techo abierto, pero el referee y el umpire tienen la facultad de cerrarlo hasta 45 minutos antes de empezar el día. Si un partido comienza bajo el techo cerrado, así permanecerá hasta el último punto.

 

Además, se ha instalado un sistema con 120 luces por lo que los partidos podrán continuar si llega a anochecer. Esto evitaría el nerviosismo que los organizadores sufrieron el año pasado, cuando la final entre Rafael Nadal y Roger Federer estuvo a punto de posponerse por falta de luz.

 

Tim Phillips, gerente del club donde se juega el torneo, aseguró que esto no significa que el torneo vaya a acoger partidos nocturnos: “Vamos a continuar siendo un torneo outdoor y diurno, salvo circunstancias excepcionales”.

 

“No queremos sesiones nocturnas, esperamos que los partidos acaben de día, pero si no es así, cerraremos el techo y los terminaremos”, agregó el director ejecutivo del All England, Ian Ritchie.

 

Esta no es la única novedad en cuanto a la estructura del court central: su capacidad ha sido incrementada de 13.800 a 15 mil asientos. La capacidad total, sumando todos los courts del lugar, fue aumentada en 3.500 lugares hasta los 40 mil. Además, el Hawk-Eye va a estar disponible tanto en el court central como en el N° 1 y N° 2, mientras que los premios se han incrementado en un 6,2% para llegar a los 12.600.000 libras esterlinas, aproximadamente 19,1 millones de dólares.

 

La organización del club no ha oficializado el monto de la inversión, pero algunos reportes estiman que se han gastado algo más de 100 millones de libras esterlinas (aproximadamente 152 millones de dólares).

 

Si bien los resultados de los partidos exhibición no son válidos ni para las estadísticas, vale repasar que la pareja Henman-Clijsters derrotó a Agassi-Graf 7-6 en el dobles mixto, antes de que Agassi venciera a Henman 6-4. El mismo resultado consiguió la belga ante Graf en el match final.

 

Henman, quien se está poniendo en forma para jugar esta edición de Wimbledon a los 34 años, no ve la hora de jugar oficialmente el torneo bajo el techo: "Es fantástico. Todos los que vinieron aquí pudieron evidenciar que afuera era un día horrible, pero cuando se cerró el techo, las condiciones fueron muy fabulosas.”

 

“Hace un día realmente triste, gris, hace muchísimo viento, hay humedad y con este techo se podrá jugar bajo las mejores condiciones posibles”, agregó el ex N°4 del mundo, cuyo último partido oficial fue en septiembre de 2007, cuando venció en pareja con Andy Murray a los croatas Marin Cilic and Lovro Zovko 4-6 6-4 7-6(3) 7-5 por el repechaje para entrar a la Copa Davis del año siguiente. Casualmente, ese partido se jugó en el court central del All England.

 

Roland Garros también planea tener techo en su estadio principal. La Federación Francesa de Tenis ya escogió a Marc Mimram, quien diseñó el puente que conecta Francia y Alemania en el río Rin en Estrasburgo, para hacer el proyecto realidad. Sin embargo, para eso se estima que todavía debemos esperar hasta el año 2014. En Inglaterra, mientras tanto, llegó la hora de dejar los paraguas en casa. Llueva o truene, el show continuará.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *