Hoy son estos

Modesto Vázquez fue durante el fin de semana el subcapitán del equipo argentino de la Fed Cup del tenis femenino, en Mar del Plata. Consumada la derrota ante Ucrania y el descenso de las chicas, ahora “Tito” tiene trazado su próximo objetivo como capitán del equipo argentino de la Copa Davis: los cuartos de final, ante República Checa, los días 10, 11 y 12 de julio en Ostrava. Esto nos dijo en esta charla que detallamos a continuación.

– ¿Cómo está siguiendo la lesión de cadera de Nalbandian?
– Es un tema muy importante tener a Nalbandian en la Copa Davis. Hay que esperar si se va a tratar de curar orgánicamente, porque eso le daría la oportunidad de jugar. Si va por una decisión quirúrgica, cambia mucho nuestra situación.

– Viajó a Estados Unidos durantes los Masters. ¿Cuál fue el jugador que más le impactó?
– Me gustó Mónaco en el partido ante Murray en Key Biscayne, los primeros dos sets fueron de muy buen nivel. Además, me gustó su actitud de sacrificar parte de su calendario para jugar la Copa en Argentina. La prueba está en que no pudo jugar la semana siguiente en Los Angeles. Por lo tanto, creo que “Pico” en estos momentos es uno de los titulares y clave para nosotros.

– En su primera serie ante Holanda convocó un doblista, Lucas Arnold. ¿Haría lo mismo contra República Checa?
– El dobles es un tema delicado. Entre los jugadores que están compitiendo con los mejores, básicamente está Arnold, no hay demasiados. Hay otros jóvenes, como (Horacio) Zeballos, pero está disputando challengers y torneos de 10 mil (dólares). Es diferente estar jugando contra los mejores, como los hermanos Bryan, (Mahesh) Bhupathi y (Mark) Knowles, que un challengers. Para buscar un doblista tenés que ir adonde están los mejores, e indudablemente no tenemos demasiados.

– ¿Y usted les recomienda a los tenistas que jueguen los cuadros de dobles?
– No se puede recomendar, el tenista hace su calendario individual. Todo el mundo está jugando por dinero, por el ránking. Si hubiera una pareja estable con jugadores a los que no les va tan bien en singles, como por ejemplo Zeballos-(Arnold) Ker, o (Mariano) Puerta-Ker, que juegan todas las semanas, ahí tenés de dónde agarrarte. De cualquier manera se necesita un Plan B para en caso de lesión de un buen singlista tener un tipo que pueda jugar singles al mismo nivel. Y si hacés como Estados Unidos, que tiene una pareja que generalmente te asegura el punto, como los hermanos Bryan, bien, ellos corren el riesgo de que se lesione en el entrenamiento Roddick y los Bryan no lo puedan reemplazar.

– En cuanto a la relación entre Del Potro y Nalbandian, ¿usted cree que se debe realizar una reunión?
– Eso es una cosa que surgió del periodismo después de la final del año pasado. Yo me reúno con los jugadores que tengo en el equipo. Yo no fui a Key Biscayne a reunir a Del Potro con Nalbandian, fui a ver un torneo de tenis. En ese momento no se habla de la Copa Davis porque los jugadores están jugando con el número 5 del mundo, están compenetrados con jugar bien, no con problemas de acá a tres meses. La pregunta que le hicieron supuestamente a Nalbandian (el cordobés respondió: “Que –Vázquez- haga la reunión y se deje de hablar boludeces”), está fuera de contexto. Yo fui a ver un torneo de tenis y a averiguar exactamente por medio de Thierry Tulasne, amigo mío y entrenador del francés que perdió los dos singles en Ostrava (Gilles Simon), todo lo que había sucedido en Ostrava. Además me puse en contacto con la Federación Francesa, espero obtener ayuda y poder entrenar en Francia (con canchas iguales a las de República Checa) dos o tres días antes de Ostrava. Eso es lo que fui a buscar.

– Entonces no hay que hacer una reunión.
– No creo que tenga que hacerla. Todavía no los he tenido juntos en el equipo, no sé si hay un problema o no. Eso lo tendré que ver cuando conviva con ellos, no puedo hablar de lo que pasó hace siete meses porque yo no estuve en el vestuario. Además, ¿con quién me tengo que reunir? Con Acasuso, con Calleri, con Del Potro, con Cañas… Me tengo que reunir con los que juego, punto. Cuando elijo a los jugadores, y son los que van a jugar la Copa, bueno, ahí sí. Convivimos toda la semana y si hay que decirse algo, lo decimos.

– ¿Y por qué se crean estas rivalidades?
– Nalbandian, Del Potro, Vilas… Es un tema de la persona, del ser humano; siempre ha sido así. Hay una cierta competencia casi natural que se da en cualquier otro deporte. Henman-Rusedski, Becker-Stich, McEnroe-Connors, infinito, infinito, infinito. Siempre que tenés dos tipos que juegan muy, muy bien… En España tenés un tipo como Nadal, que es un crack, pero hoy quién se le acerca a ese nivel, ninguno. Si no lo tendrías. Pero no es un problema, ojalá tuviera dos tipos que juegan muy bien y que juegan para Argentina, nada más.

– Pensando en la próxima serie, ¿qué le dijeron de la sede, Ostrava?
– Es una cancha muy rápida, de bote bajo. Entran 7.500 personas, con bastante ruido, bulliciosa. Contra Francia no hubo “Ojo de Aguila” (NdR: Ojo de Halcón) porque no es obligatorio, por lo tanto las pelotas dudosas pueden llegar a ir más a favor del equipo local; en la Copa es así. Lo más importante está averiguado, ahora hay que ver cómo lo encaramos, y para encararlo tengo una idea, confirmar el apoyo logístico de poder hacer algo en Francia.

– Eso depende de la disponibilidad de los jugadores.
– La logística es hacer lo mejor para Argentina. Si Francia está de acuerdo, voy a hacer ese tipo de preparación. Después, si un jugador llega y otro no, veremos.

– ¿Y qué le preocupa de los jugadores checos?
– Lo que más me preocupa es que son coperos. De la información de Tulasne, (Tomas) Berdych lo sorprendió como un jugador de Copa Davis importante, rinde más que en el circuito. Ya lo conocemos: Berdych es un tipo que desde los 14 ó 15 años parecía el futuro Lendl. Pero a Berdych le faltó cinco mangos para el peso para ser Lendl. Si lográs moverlo, es un poco lento; si él te mueve, es peligroso. Y (Radek) Stepanek es un tipo que tiene una cierta edad, no es jovencito pero es un zorro y sabe mezclar, variar el juego para aprovecharlo. Eso sí, si lo movés y lo podés dominar un poco… Son dos jugadores, vamos a ver cómo llegan.

– Si esa serie se jugara hoy, ¿cuál sería el equipo argentino?
– El equipo es Nalbandian, obviamente Mónaco, obviamente Arnold y, obviamente, Del Potro.

– ¿Está de acuerdo con que después de la primera ronda el cuadro se abrió?
– Pasar esta instancia significaría jugar de local contra un equipo (Croacia o Estados Unidos) que en tierra no juega bien. Quedás a un paso de poder llegar a la final, por eso esta serie para mí es muy importante. Sería bueno tener la colaboración, hacer el entrenamiento previo y estar bien preparados. Después, si ganás o perdés es otro tema, pero por lo menos hacés los deberes.

– Y mirando para atrás, ¿qué aspecto positivo rescata de esta segunda experiencia en la Davis?
– Recién estamos empezando como para rescatar algo positivo. La primera serie pareció simple después del 5-0, pero antes no fue tan simple. Enfermedades, lesiones y bajas. Un jugador como Chela, al que la Copa le pesa jugando un punto importante; un jugador como Mónaco, con quien estábamos entrenando para que llegara a jugar su partido. Y si de golpe Chela pierde o se acalambra, como pudo haber pasado, y Mónaco se pone un poco nervioso o se lastima, estábamos 2-0 abajo con Holanda. Todo eso pasa siempre, es mucho más fácil analizar después del partido. Por eso, eso fue positivo para nosotros, fueron un montón de cosas que no resultaron fáciles.( GML.)

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *