Una Copa Argentina emotiva

Sin dudas que esta edición de la Copa Argentina será singular. Hubo emociones y buen tenis, a lo último, eso si, pero la gente estuvo presente y le da el apoyo año tras año.

Aunque surgan complicaciones de último momento, que siempre ocurre. El año anterior, por caso, Marat Safín había comprometido su presencia, pero su designación en el Comite Olímpico Ruso, impidió que acudiera y prometió su asistencia este año. Y cumplió como todo un caballero. Y entregó su propio show, en la cancha y en la conferencia de prensa a ala que asistió. Con impecable español en sus labios, Safín sabe ganar adeptos con su particular forma de ser.

Gael Monfils y Richard Gasquet, eran otras dos figuras aseguradas, pero las rodillas del moreno dijeron basta (jugó infiltrado la final de la Davis en Belgrado), mientras que el otro galo, adujo problemas personales y no viajó a Buenos Aires. Pero recambios de calidad estuvieron presentes en el BALTC.

El norteamericano James Blake fué uno de ellos, y aceptó rapidamente la "invitación" improvisada para venir por primeras vez a Buenos Aires. El ex-topten cumplió con lo que le tocaba, dejó buenos pasajes de tenis, y calidamente se brindó para el espectáculo.

Su compatriota Mardy Fish, actual top-20, también accedió a venir a nuestras latitudes, colaborando con un espectáculo acorde en cuanto a nombres y nivel. Poco carisma, pero muy respetuoso, sumó para un torneo que año a año gana en invitados, que siempre estan mas expuestos en las pantallas que a la mano del público nuestro.

Y en el plano local, el flaco Chela se mostró mas que dispuesto en reemplazar a Marcos Bagdhatis, lesionado en un hombro. El chipriota ya había venido en 2009, y se quedó con las ganas este año, disculpándose del faltazo, abriendo la posibilidad para otras ediciones. Pero el de Ciudad Evita se mostró en nivel, tras el buen año que le dejó dos ATP en su palmares, y no defraudó en un interesante partido, sobre todo en el primer set, ante David Nalbandian.

La apuesta del Grupo NOS con Luis Lobo y Pier Squillari a la cabeza, cada año madura mas, y siempre han dado muestras de buenos reflejos ante las adversidades que se les han presentado. Incluso con la baja a último momento de el gato Gaudio, reemplazado por Guillermo Cañas, que sumó en gran forma en agradable encuentro ante Moyá en su despedida.

Buena organización, que cada año mejora en muchos puntos, y siempre se supera edición tras edición. Aunque muchos no les interese este tipo de exhibiciones, son útiles para los jugadores que están en plena pretemporada, para la gente que puede acceder a ver jugadores top que habitualmente los ve en televisión, y para el ambiente del tenis que se reune periodicamente en este tipo de eventos.

En un año con poco tenis como este, con toda la Davis de visitante, la Telmex que fué por allá en Febrero y solo dos challengers de mediano brillo hace poco tiempo, hicieron de esta cita de Diciembre una obligada parada para el planeta tenis, mas todavía, con nombres de primera línea.

Nuestras felicitaciones a Lobo, Squillari, los anunciantes, y toda la gente que hicieron cuatro días llenos de tenis para los argentinos en el BALTC.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *