Djokovic no está solo

Hace casi un año atrás, justo para la Copa Argentina también, tuvimos la oportunidad de conocer y charlar largamente de tenis junto a Adrián Ordoñez, con Tony Pena.

Entre las tantas cosas que hablamos con Tony, el sostenía que los top-10 no le dan importancia a la Copa Davis, cosa que en los hechos, se refleja fielmente y ello le da la razón. Roddick, Del Potro, Nadal, Murray o Federer, son cabales ejemplos de los dichos de él.

Pero todas las afirmaciones tienen sus excepciones a la regla, y esta no podía ser precisamenet, la excepción. Hablamos de el rol que le dió Novak Djokovic a el torneo este año, y que ya había deslizado en muchas declaraciones previas a rondas decisivas.

Recordemos. El serbio nº3 ATP llegó tarde a las semis ante los checos por la suspensión de la final del US Open, y no se le escuchó ni un chistido. Disputó el dobles el Sabado (perdieron) pero fué decisivo el Domingo en su victoria para que Serbia superara a Berdych y Stepanek y se instalara en la final frente a Francia.

En oportunidad del Masters de Londres, ya había adelantado que para él era mas importante la Copa Davis que su rol en Londres en el 02 Arena. Y ni bien culminó su semifinal, voló inmediatamente a Belgrado para ponerse a las órdenes de Obradovic.

¿ Qué significa esto ? Que con profesionalidad y sacrificio, se puede. Y Nole está al tope de revoluciones por ser uno de los cuatro fantásticos. Ahora ya tiene la Davis en su palmares, y no es poco. Bien dijo él que este triunfo representaba algo así como ganar "el Mundial de Futbol", y la gente se asoció a sus dichos y los festejó como tal.

Esta vuelta Serbia ha tenido varios héroes. En semis Tipsarevic fué el hombre de la serie cargándose a Stepanek y Berdych, osea, todo el equipo checo practicamente.

En esta final, Nole hizo lo suyo, ganar sus individuales que eran fundamentales ante el buen momento de Monfils y Llodrá en las anteriores series. Y Troicki, que anduvo derecho en los dos primeros set el Sábado pero luego se derrumbó, fué increible para propios y extraños como se deshizo de un temeroso Llodrá, que por cierto en algo colaboró, pero no le resta mérito a su victoria.

Tipsarevic en esta instancia no estuvo con sus luces encendidas, y extrañamante Zimonjic defeccionó en su fuerte, el dobles, en la segunda jornada de la final. Pero para rescatar el incendio que se pudo haber desatado, Djokovic y Troicki hicieron lo suyo. Tiramos un dato curioso, por cierto. En el 2011, Zimonjic competirá en dobles junto a Llodrá, su rival este fin de semana.

Serbia lo hizo en su primera vez. Lo que le da más mérito aún a su logro.

Felicitaciones al gran pueblo serbio. Salud campeones !

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *