Ecos de un batacazo

El suizo Roger Federer señaló que, tras ser derrotado en los cuartos de final de Roland Garros por el sueco Robin Soderling, sólo quiere "cambiar" y "concentrarse para la hierba", la gira que se viene y desembocará en el mítico césped de Wimbledon.

De esta forma, Federer quiso olvidar su derrota en París, que le impide ampliar su récord de 23 semifinales seguidas en certámenes de Grand Slam. "Ha sido una racha increíble, seis años, y estoy muy orgulloso de todo eso", comentó el helvético, de 28 años. De su verdugo, sólo tuvo elogios. "Jugó increíblemente bien desde el principio hasta el final, teniendo en cuenta las malas condiciones. Yo no jugué un mal partido, pero él jugó un gran tenis", admitió el todavía número uno del mundo.

Además, el suizo mencionó que la potencia de Soderling le recordaba la de un jugador que faltó este año, el argentino Juan Martín del Potro, su verdugo en la final del Abierto de EE.UU. de 2009.

Federer, no obstante, señaló que se encontraba desilusionado por las derrotas que ha tenido este año en arcilla "en Estoril (contra el español Albert Montañés), Roma (el letón Ernests Gulbis) y esta", pero se olvidó mencionar la que padeció ante el español Rafael Nadal en la final del Masters 1000 de Madrid, en un día soleado.

"Hoy tuve mis oportunidades en el segundo set y, en general, perdí muchas en todo el partido. Creía que mi tenis era lo suficientemente bueno para volver aquí y ganar de nuevo, pero no ha sido el caso. El, en cambio, ha sido muy regular en todos lo golpes, y siempre atacando y cuando uno es capaz de hacer saques a 225 ó 230 km/h te puedes mantener sobre la cancha", añadió.

El lunes próximo, Federer podría ceder el trono del ránking mundial de la ATP, como ocurrió en agosto de 2008, a manos de Nadal. Para eso, el español deberá coronarse este domingo en el Abierto de Francia, que le permitirá desplazar al suizo, a quien le alcanzaba ganarle a Soderling y llegar a semis para mantenerse en la cima.

La opinión de Soderling

Al final del encuentro en el que venció al suizo Roger Federer en cuartos de final, el escandinavo comentó que él juega para sí mismo, "no para el público".

"No me importa realmente", comentó el de Tibro sobre la actitud de los aficionados. "Juego por mí mismo y por la victoria, no por el público", añadió el sueco, feliz por haber cortado la racha de derrotas, 12 en total, ante Federer.

"Estoy contento por eso, por haberle ganado en un Grand Slam y no en un torneo pequeño", contó el verdugo del español Rafael Nadal el año pasado, también en el Abierto de Francia, aunque en octavos de final.

Con esa flema se despachó Soderling tras alcanzar por segunda vez en su carrera las semifinales de Roland Garros, al batir de nuevo a un número uno del mundo, e impidiendo que Federer lograse su victoria 200 en el Grand Slam. "Jugué mucho mejor hoy que el año pasado en la final", dijo Soderling. "Siempre es más difícil jugar en tu primera final de un Grand Slam, sin duda", dijo el sueco, que recordó que siempre se sintió inspirado por lo que sus compatriotas hicieron en este torneo años atrás.

"Cuando crecía, había muchos de ellos buenos en el circuito. Los veía y me inspiraron. Ojalá yo pueda hacer lo mismo con los niños en Suecia ahora", señaló. "Esto es una gran victoria, pero no es la final, no puedo celebrar mucho todavía porque tengo al menos un partido por lo menos, y tengo que estar concentrado en eso", dijo Soderling.- 

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *