Se la vió negra

La estadounidense y nº1 Serena Williams venció a la belga Justine Henin por 6-4,3-6 y 6-2 y se coronó por quinta vez, segunda consecutiva en el Abierto de Australia, tras 2 horas y 7 minutos de partido.
 
En la previa nos prometían una gran final ambas jugadoras, en primer lugar porque tienen una gran historia en sus espaldas y en segundo termino porque vienen realizando un gran torneo y con el plus de la vuelta de la ex nº1 a las pistas tras sus 20 meses de ausencia. Sin embargo la pupila del argentino Carlos Rodríguez empezó frágil con su servicio, con el que cometió seis dobles faltas. Henin sólo acertó en convertir uno de los siete puntos de quiebre que Serena le "regaló" y perdió su saque en dos ocasiones, para perder el primer set en 51 minutos.
 
Aunque "la Petite" no bajó los brazos y después de superar una difícil situación en el arranque del segundo, dio una exhibición extraordinaria de técnica y agresividad, al ganar nueve puntos seguidos y quebrar en el noveno game, emparejando en sets iguales en el segundo.

Parecía que arrancaba otro partido porque la europea continuó con un gran nivel hasta el segundo juego del último parcial (ganó en total 14 puntos seguidos), pero su servicio le jugó de nuevo una mala pasada al cederlo luego tres veces consecutivas. La belga tuvo un bajo porcentaje con su primer saque (50% y 4 aces) justo cuando el saque de Serena volvía a aparecer, contundente y sin piedad ( 64% ). La estadounidense ganó doce puntos con su letal servicio. Mucho tuvo que ver en su victoria el cañón que tiene en el brazo derecho.
 
Con su logro de hoy se ha convertido en la primera jugadora, desde que comenzó la Era Open, en ganar cinco veces este Abierto. A sus 28 años, Serena Williams confirmó que es la mejor jugadora de la última década, además ya con 12 títulos de Grand Slam, la menor de las Williams alcanzó a su compatriota Billie Jean King, que presenció el partido en el Melbourne Park .
Pero todavía está a una distancia respetable de los 18 títulos que obtuvo la checa Martina Navratilova y la estadounidense Chris Evert, de los 19 de la también nacida en Estados Unidos Hellen Wills Moody, de los 22 de la alemana Steffi Graf y de los 24 de la australiana Margaret Smith Court, una leyenda del tenis femenino quien le entregó el trofeo a Serena.

"Gracias, Dios", dijo la ganadora, que luego fue nombrando uno a uno a los miembros de su equipo, y que envió un mensaje a su padre Richard ausente del encuentro. "Sé que me habrás enviado un correo, gracias, te quiero mucho", señaló.

Mientras que la finalista señalo que la final "Ha sido muy emotiva para mí", en dónde la belga fue ganadora en 2004 y en la del 2006 se retiró por problemas estomacales frente a la francesa Amelie Mauresmo. "Creo que nunca me había pasado. Este es el sitio más especial para mi y prometo volver el próximo año. Felicidades Serena, eres una real campeona", dijo Henin, que no pudo igualar el fenomenal regreso de su compatriota Kim Clijsters, ganadora del Abierto de EE.UU. el pasado año, en su vuelta a las canchas.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *