Federer : el karma de enfrentar a los mejores

 

Sin títulos en lo que va del año, Roger Federer está viviendo una sequía de conquistas realmente llamativa. Hace mucho tiempo que el suizo no pasa ocho meses sin levantar un trofeo y Novak Djokovic viene al acecho por el segundo puesto del ranking.

 

Para hacer más llamativo este bajón tenístico de Federer, la derrota ante el serbio en las semifinales del Masters 1000 de Roma revela otro dato llamativo: hace ocho meses que no le gana a un top-4.

 

Esto significa que desde las semifinales del US Open de septiembre del año pasado, cuando derrotó a Djokovic por 6-3 5-7 7-5 y 6-2, Federer no logra vencer a los principales rivales dentro del circuito.

 

Sabida es la paternidad que Rafa Nadal tiene para con el nacido en Basilea en los últimos tiempos. Hace más de un año y medio que Roger no puede vencer al español. Desde las semifinales del Masters en China en 2007, cuando el suizo ganó 6-4 y 6-1, Nadal se impuso en los cinco partidos siguientes, tres finales de Grand Slam incluidas. Así es como el mallorquín le ganó 13 de los 19 duelos en el mano a mano.

 

Ante Djokovic, Federer lleva una ventaja de 7 a 4 en partidos entre sí, pero el serbio supo vencerlo en los últimos dos. Incluso Djokovic supo estar un set abajo para luego vencer. Antes de la derrota en Roma la semana pasada, el número 3 del mundo lo había vencido en Miami.

 

Djokovic, además, ya está a 750 puntos de Federer en la lucha por el segundo lugar, en una persecución que cada semana se pone más caliente.

 

Andy Murray se encuentra en el cuarto lugar del escalafón mundial y, casualmente, la última victoria de Federer ante el escocés fue en la final del US Open del año pasado, cuando todavía ocupaba la sexta ubicación. Dos semanas antes, Federer perdía el número uno ante Nadal.

 

A partir de ese momento, Murray ganó los cinco partidos que jugó ante Roger, incluída una exhibición en Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes. En tres de esos cinco juegos, Federer comenzó el partido ganando el primer set y ya Murray disfruta de una ventaja de 6 a 2 en los duelos entre sí.

 

En cualquier otro momento de su carrera, ver levantar un trofeo a Federer sería una imagen cotidiana, pero seguramente por su cabeza pasarán miles de cosas, jugadas imaginadas, de formas que teóricamente lo ayudarían a quebrar la mala racha.

 

Ya pasado el casamiento con Mirka el mes pasado, esperamos que el espíritu ganador de Federer vuelva a ser demoledor en las canchas, para verlo celebrar no una, sino muchas veces más.

 

 

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *