IMPRESCINDIBLE

Es de otro material, no tene vencimiento, ni conoce de adversidades. Es asi David Nalbandian, creer o reventar.

Si algunos supusieron que de la mano de la suerte, el de Unquillo se mando la patriada en Estocolmo, esta equivocado. En esta vuelta con mayor preparación, aunque sin competencia oficial, despachó a Nikolay Davydenko, que sigue demostrando lo incómoda que le queda jugar Copa Davis en su historial.

Por eso, Argentina tuvo el comienzo soñado. Con una gran actuación, pese a que venía de una inactividad por lesión, David le ganó a Davydenko, actual N° 6 del mundo, y así el equipo albiceleste se impone 1-0 a Rusia, en Moscú, en la serie por los cuartos de final del Grupo Mundial de la Copa Davis. Y lo hizo con total supremacía por 6-4, 7-6 (7-5) y 7-6 (8-6) en una cancha rápida, de cemento y bajo techo, en el estadio Olímpico de Moscú, en el escenario donde Argentina busca revancha de las derrotas sufridas en las semifinales de 2002 y en la final de 2006, en ambos casos por 3-2.

Ahora, Leonardo Mayer (58° en el ránking de la ATP) y Mikhail Youzhny (14°) se enfrentan por primera vez entre sí, en el segundo single de esta eliminatoria.

Un David efectivo

Nalbandian demuestra día a día porque tiene estirpe copera. Hoy le tiró su chapa a Davydenko, que lo había vencido en la semifinal de Parque Roca en 2008, que también venía de cierta inactividad pero no de tanto parate como el argentino.

El ruso nunca encontró su lugar en la cancha, solo pareció incomodar a David cuando intentaba desparramarlo de fondo, pero no se mostró ni efectivo con el saque (6 dobles faltas) y tampoco las poquísimas veces que visitó la red.

David entendió el partido desde el comienzo, y tras quiebres mutuos en el primer set, el ruso estaba sacacando 4-5 y 40-30. Davydenko tuvo allí un error fatal: una doble falta. "Hay que aprovechar cada oportunidad que nos den", repitió la cabeza del cordobés, y sacó una devolución formidable para la ventaja y, luego, una gran definición para llevarse el primer set.

En el segundo arrancó relajado hasta ponerse 0-3 abajo cediendo dos juegos, pero paulatinamente comenzó remándola de atrás, y aprovechando el mal servicio de hoy de Davydenko, estiró el trámite y llegaron al tie brak que definió ajustadamente.

Ya en el tercero, llegó a estar con un quiebre arriba, pero el ruso aceleró un poco, emparejó el juego mas por corazon que tenis. Es destacable que este Davydenko no es el del 2009 que superó a Del Potro en el Masters de Londres, es cierto, pero era buena medida para Nalbandian, que tampoco ha tenido continuidad, y decidió postergar Wimbledon exclusivamente para estar en esta serie lo mejor posible. Decisión acertada.

La palabra de David tras la victoria

David superó todo, la ansiedad, la superficie, su cadera, sus isquiotibiales, y sus seguros propios miedos lógicos de los últimos tiempos cada vez que volvía al circuito, y en este debut de aquí, que le trae mas que buenos recuerdos cuando venció a Safín y el propio Davydenko en la final de 2002, cumplió y sin desgaste, importante pensando en la chance de estar mañana junto a Zeballos en el dobles.

Argentina esta 1-0, y eso no es poco.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *