Feña no afloja

Indudablemente Fernando Gónzález revive en Flushing Meadows momentos gloriosos en una temporada donde se ha arrimado ya a las situaciones clave de los grandes torneos. Como en el último Roland Garros, donde fue semifinalista.

En una sesión marcada por la despedida del segundo favorito, el británico Andy Murray, el adiós de Tsonga, con marcador de 3-6 6-3 7-6 (3) y 6-4, tiene que ser contemplada como la caída de otro de los tenistas notables. A un escalón aún por debajo de los dominadores del circuito el francés carece de continuidad y sosiego en su juego. Capaz de lo mejor y lo peor, de acaparar grandes momentos, es frecuente verle dilapidar ocasiones inmejorables.

Sin embargo, González fue superior. A pesar de verse desbordado por el acelerado arranque de su adversario, que impuso un fuerte ritmo, el segundo sudamericano superviviente en el torneo junto a Juan Martín del Potro esperó con calma su oportunidad.

La conquista del tercer parcial, ganada en el ‘tie break’, resultó clave para el chileno, que se asentó y tuteó a Tsonga, en permanente aceleración.

Fernando González empieza a acostumbrarse al manejo de situaciones pomposas. En las que se juegan los torneos. El finalista del Abierto de Australia del 2007 espera a Rafa Nadal, que le ganó a Gael Monfils, para crecer competitivamente en el último Grand Slam del curso.(EFE)

Su palabra para ESPN luego del partido

 

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *