Dejaron todo

El suizo Roger Federer, número uno del mundo, derrotó al australiano Lleyton Hewitt y pasó a octavos de final en el Abierto de Estados Unidos, donde busca su sexto título en fila. Pero en cambio, se despidió el estadounidense Andy Roddick, quinto favorito y campeón en 2003.

Roddick se recuperó de una desventaja de dos sets para forzar un quinto, pero en el desempate sucumbió ante su compatriota John Isner, que se impuso por 7-6 (7-3), 6-3, 3-6, 5-7 y 7-6 (7-5).

Otros que se aseguraron un lugar entre los mejores 16 fueron el serbio Novak Djokovic, el ruso Nicolay Davydenko, el sueco Robin Soderling y el español Fernando Verdasco.

 

La victoria de Federer

Federer respondió con determinación a la advertencia del australiano Lleyton Hewitt, que se apuntó el primer set y obligó al campeón a acelerar el paso para situarse en los octavos de final del Abierto de Estados Unidos.

Dos clásicos del circuito se dieron cita en la sesión matinal del recinto Arthur Ashe Stadium. La mejor raqueta de la historia ante un ex dominador del circuito. Un ex campeón que, a sus veintiocho años, distanciado de sus mejores tiempos, busca rememorar tiempos de gloria.

Roger Federer y Lleyton Hewitt acumulan, con esta, veinticuatro citas. La victoria del helvético por 4-6, 6-3, 7-5 y 6-4 es la decimocuarta consecutiva. La última vez que el australiano venció fue en 2003, en la eliminatoria de Copa Davis entre Suiza y Australia, en Melburne.

No obstante, la consecución del primer set alivió algo las estadísticas de Hewitt, que no arrebataba una manga al número uno del mundo desde 2007, cuando coincidieron en el Masters Series de Cincinnati.

El tercer enfrentamiento de ambos en el Abierto de Estados Unidos, incluida la final de 2004, que supuso el segundo título en Nueva York del número uno del mundo, tuvo síntomas de advertencia en el inicio.

Con su mujer Mirka Vavrinek en el palco por primera vez desde que dio a luz a las gemelas Charlene Riva y Myla Rose, Federer se relajó en cuanto adoptó una ventaja de 4-2. Pero, del Hewitt que llegó a ser el dominador del circuito en el 2002 queda aún el orgullo. Sobre todo en citas como éstas. Se anotó cuatro juegos seguidos y lanzó el puño al aire. Rabia y felicidad por la ventaja lograda.

Suele reaccionar con firmeza el suizo, en cuanto ve el marcador en contra. Lo hizo ante Hewitt, que recuperó provisionalmente el pulso del partido en el tercero. Pero en cuanto Federer quebró , todo le resultó más fácil. El australiano ya andaba con las fuerzas justas.

Federer, que con su triunfo en la tercera eliminatoria se garantiza salir del último Grand Slam como número uno del mundo, jugará los octavos de final ante el español Tommy Robredo vencedor del estadounidense James Blake en tres sets por 7-6 6-4 y 6-4 ..

 

Nole sigue adelante

En otro partido, el serbio Novak Djokovic tuvo que trabajar duro para superar al estadounidense Jesse Witten, ubicado en el puesto 276 del ránking mundial, por 6-7(2), 6-3, 7-6(2) y 6-4.

Djokovic pasó un mal rato ante Witten, el tenista con el ránking más bajo en la tercera ronda del último Grand Slam, que venía de derrotar al ruso Igor Andreev y al argentino Máximo González, sus primeras victorias en el circuito profesional. El serbio, cuarto del mundo, que siempre ha alcanzado en Nueva York la tercera eliminatoria, en los cinco que ha disputado, y en los dos últimos estuvo, al menos, en la semifinal, jugó desorientado.

Con el marcador contra corriente y la pérdida del primer set, el balcánico jugó atenazado. Con vértigo. Sólo la falta de calidad de su rival le privó de un disgusto mayor a Djokovic, que ganó con cierta solvencia el segundo set pero que estuvo contra las cuerdas de nuevo en el tercero. Pero le tembló el pulso a Witten, cuando ganaba 6-5 y servía para ganar el set. Luego del desempate, el tenista de Belgrado retomó el rumbo y terminó cerrando el partido.

En la próxima instancia, Djokovic enfrentará al checo Radek Stepanek, vencedor del alemán Philipp Kohlschreiber por por 4-6, 6-2, 6-3 y 6-3.

 

Roddick y el resto

Isner ganó ante Roddick una batalla épica que se alargó durante casi cuatro horas, para avanzar así a los octavos de final, donde se enfrentará al español Fernando Verdasco. El tenista de Carolina del Norte, de 24 años, nunca ha llegado tan lejos en un Grand Slam. No decayó a pesar de que su rival, campeón en el 2003, finalista este año en Wimbledon y con una notable experiencia, le remontó los dos sets iniciales.

Isner, 55 del mundo, escribió en la central de Flushing Meadows una de las páginas más brillantes de su carrera. Ya sabía lo que era disputar la tercera ronda. En su debut, en el 2007, cuando cayó con Roger Federer pero se advirtió como el representante de la nueva generación estadounidense de tenis. Isner se mostró más fuerte de inicio gracias a su saque. Concluyó el duelo con 38 servicios directos. Por veinte de Roddick. Un duelo de bombarderos. En el cuarto parcial Isner pudo cerrar el partido. Tuvo, al resto, un ‘set point’, que el jugador de Nebraska solucionó con un ace.

No condicionó esto a Isner, que afrontó de igual a igual el parcial definitivo, que llegó al ‘tie break’. Un error de Roddick, propició la victoria a la raqueta de Carolina del Norte.

 

Verdasco y Davydenko

Por su parte Verdasco, décimo favorito, venció por primera vez en su carrera al alemán Tommy Haas por 3-6, 7-5, 7-6(8) 1-6 y 6-4. El tenista madrileño salió airoso de una lucha de 3 horas y 45 minutos. Superó a un rival inaccesible hasta el momento para él y a molestias físicas en la segunda parte del duelo, que le llevaron a solicitar el auxilio del fisioterapeuta del recinto.

El título en New Haven una semana antes de irrumpir en Nueva York ha revitalizado el estímulo del madrileño, ya que fue su primer éxito en pista dura. Igual que en el 2005 Verdasco alcanza la cuarta ronda, aunque ahora, sin embargo, está más hecho. Con la perspectiva de la semifinal del Abierto de Australia y situado entre los diez mejores del circuito, sacó adelante un choque espeso ante un adversario plagado de talento, que llegó a ser la segunda raqueta del mundo.

En otros resultados, Nicolay Davydenko también avanzó a la cuarta ronda en Flushing Meadows, donde fue semifinalista en 2006 y 2007. El ruso convirtió 6 de sus 10 oportunidades de quiebre para vencer al suizo Marco Chiudinelli por 6-4, 7-5 y 7-5. En la próxima instancia Davydenko, octavo favorito, enfrentará al sueco Robin Soderling, preclasificado número 12, que derrotó al estadounidense Sam Querrey por 6-2, 7-5, 6-7(6) y 6-1.-

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *